lunes, 3 de julio de 2017

Y AHORA EL HIMNO DE LA GUARDIA NACIONAL





VÍCTOR JOSÉ LÓPEZ

Athens Ga,- 4 de julio 2017.- La celebración del 4 de Julio en el Estado de Georgia es emocionante. Más por su alcance ciudadano, fervor comunitario y patriótico, que por el estruendo de los fuegos artificiales para celebrar el Día de la Independencia capaz de superar con el  ruido de tracas y cohetes que vivíamos en Venezuela, cuando éramos felices y también documentados.
Temprano en horas de la tarde asistimos a un concierto en el auditorio del Botanical Garden de Georgia, donde Michael Brewer y Eduard Schwartz, dos directores de la Banda de Georgia,  prepararon el programa para el Día de la Independencia con base a obras de John Philip Sousa e Irving Berlin, marchas que tienen que ver con las Fuerzas Armadas norteamericanas, como las muy conocidas  King Cotton y The Fairest of the Fair,  de John Philip Sousa o  Saludo a las Fuerzas Armadas de Samuel A. Ward. El tema de ésta es la que me ha inspirado este artículo.
La marcha de Samuel A. Ward es un ensamble de los himnos de los distintos estamentos militares, por cierto piezas muy conocidas en Venezuela por  recurrentes en las películas norteamericanas con argumentos de motivos militares. Lo simpático fue que, cada himno, al interpretarse, fue saludado por ciudadanos entre los asistentes al público que algún día fueron plaza de estos componentes: Naval, Ejército, Marines, Guardia de la Costa… La concurrencia, un público comunitario,  les saludaba con cerradas ovaciones a sus conciudadanos vistos como héroes en un día de exaltación patriótica.
Disfrutando del espectáculo y de la interpretación de la estupenda Banda de la Comunidad de Georgia, la más antigua (1976) de los Estados Unidos, me preguntaba qué respuesta habría en mi destrozada Venezuela, en un concierto parecido, cuando el animador anunciara “…y ahora el Himno de la Guardia Nacional”. 

No hay comentarios: