INFATIGABLES

Blog de Víctor José López /Periodista

miércoles, 23 de mayo de 2018

MÁS DE 15 MILLONES Gastón Echeverría

La gente debe estar optimista. Lo del pasado domingo fue una victoria en contra del gobierno y los malos políticos que se creen liderizar al Pueblo descontento. Más de 15 millones de venezolanos ignoraron con coraje, esa anticonstitucional convocatoria. Las leyes se respetan. Esas que los políticos no le paran. Vamos por el camino correcto. Hay que dejar que los fracasados sigan pensando que controlan el poder. Una cosa es la fuerza y otra es la razón. El Pueblo está alineado con la razón. Con el sentido común. Sabe lo que debe hacer. Todo llega sin apresuramientos. El régimen se aferra al poder de la fuerza. Que se demostró es muy frágil.Debil. Cuando la dirigencia no escucha a la mayoría de la población, es porque la desesperación los obnubila. Se sienten estables. Se regocijan porque del entorno le siguen jalando. Es la clásica actitud de los dictadores cuando quieren aparentar controlar a sus habitantes. Por eso es mejor que se engañen ellos mismos. La gente que rechazó el 20 lo ilegal, tiene un rumbo trazado para vencer. Ningún político del bando que sea, le va a desviar la ruta. Ahora los apurados son ellos. Andan buscando juntarse. Observan que les llega pronto rendirle cuentas a la justicia. Eso no los deja conciliar el sueño, aún aparentando lo contrario. El dicho " Entreguense que están rodeados", cobra veracidad en la Venezuela actual. Quizá nos digan que estamos equivocados. La respuesta es si esos 15 millones de venezolanos y los que se han marchado en los últimos meses no cuentan en los momentos que transitamos. El único obstáculo es apartar esta vez a esa dirigencia que nunca ha tenido creatividad para enfrentarse al comunismo. Si el gobierno ha fracasado en todas sus responsabilidades como eje central, también la Mud y los que ahora reaparecen como niños Jesús, han desoìdo el clamor del Pueblo. Hay excepciones y la gente que ni sintonizó la radio y la televisión el domingo, si los identifica y estarán en primera fila al momento del grito "Abajo Cadenas". Repetimos que caminamos por la vía democrática y segura. Sorpresas te da la vida, dice la canción. El pasado domingo se alzó el Pueblo. No valieron regalitos, carnets ni el ofrecimiento populista de Falcón , con su señuelo del dólar. Así las cosas, la espera esta vez no desespera. Todo a su tiempo. Bastante paciencia tuvimos para esta vez atorarnos. 

PALIVENCA observa y está lista para otra paliza. Ay Mamá,  " Cuento 10 y llevo 9". La frase de hoy : "Si quieres ser ganador, camina con ganadores" ( Christopher D. Furman ).                              

 Este artículo será cambiado pronto. PÁSALO! gastonecheverriac@gmail.com

                23/05/18 PM.

 NOTAS: 
1) Prosigue el error de políticos y demás personas, en calificar la actitud de más de 15 MILLONES de venezolanos como abstencionistas. Aquí no hubo elecciones. Todo fue una maniobra comunista que de manera anticonstitucional trató de confundir a la gente. Lo que hubo fue un rechazo y repudio al régimen y al resto de los políticos por no cumplir con las obligaciones de servirle al Pueblo. Los políticos creen que son intocables y están equivocados. Son EMPLEADOS de quienes los eligieron. Por eso, el silencio en no pararle bolas a un simulacro rojo.    2) Resulta que los políticos, a pesar del repudio popular en su contra, vuelven con el cuentico de unirse para oponerse al gobierno que en teoría le restan meses para dejar el poder. Ahora se dan golpes de pecho y anuncian actos de contricción. Mejor vayan buscando otra coba, porque esos 15 millones que están unidos en PALIVENCA, no les van a dar cabida en la Mejor Venezuela. Ay Mamá!

DESDE LA ALHAMBRA por Mateo Sánchez

V

REFLEXIÓN
SOBRE EL PLANTEAMIENTO 
DE LA ANCO      

Cierto que, generalmente, los planteamientos de la ANCO han sido lógicos, razonables y ajustados a la ley.  
                          
Cierto que tales planteamientos han permitido delinear acciones para proponer un cambio político en paz.

Cierto que las propuestas que otros grupos han formulado, parecen no ejecutables y, algunas, o no están asistidas del respeto a la ley, o no son constitucionales, o suponen la participación  imposible del autócrata.
             
Además no hay duda de la seriedad, honorabilidad, conocimiento y rectitud ética y moral de los integrantes de la ANCO, es decir, que sus integrantes constituyen un grupo humano caracterizado por la bonura, el conocimiento, la rectitud, la honestidad, y los méritos intelectuales, académicos y profesionales, pero, desasistidos de organización para convocar y divulgar, de la  fuerza necesaria para comprometer, impulsar y hacer seguimiento a las acciones que conduzcan a la solución, siempre dependiendo de poder convencer a quienes disponen de la tribuna, de la gente y de los recursos económicos  para su ejecución, es decir ANCO es, en la Venezuela presente, la réplica de don Tomás moro en la Inglaterra de enrique viii, es decir, la utopía. 

ahora bien, me propongo, aquí, revisar el planteamiento formulado y la hoja de ruta propuesta por la ANCO para tratar de solucionar la presente tragedia venezolana que, es donde ANCO es excelente, es decir, ANCO es la congregación  de un conjunto de venezolanos de primera que disponen de las mejores condiciones para formularle al país una propuesta para ser discutida, mejorada,  acordada, impulsada y experimentada bajo la dirección de quienes dispongan de las herramientas necesarias para hacerlo.

la ANCO ha realizado, con la participación de competente grupo interdisciplinario de profesionales y técnicos, un trabajo de investigación sobre la situación política de Venezuela, identificando causas y proponiendo actividades y procedimientos para su solución que, no dudo en calificar de meritorio y  excelente.

ANCO ha concluido que, la solución para que los venezolanos, todos, podamos alcanzar aceptable grado de desarrollo individual y colectivo e incertarnos en la comunidad latinoamericana y mundial, debe comenzar por modificar la organización centralizada de poder político, económico y social y sustituirla por la  descentralización y desconcentración de ese poder, con especial énfasis en el fortalecimiento del municipio para el ejercicio de la ciudadanía como forma de alcanzar el desarrollo individual del hombre y la mujer y de todos los hombres y todas las mujeres.

Ese esfuerzo intelectual y de coordinación se encuentra materializado en una propuesta de país, "Venezuela reconciliada, vía constituyente  originaria" para su discusión, acuerdo e instrumentación con la participación de todos.  

Ahora bien, es también cierto y necesario considerar en este análisis  que, pretender luchar contra una mafia delincuencial entronizada en el poder, capaz de utilizar cualquier acción, legal o no, jurídica o no, constitucional o no, armada o no, razonable o no, moral o no, supone  aceptar que tal lucha, no será pacifica, no podrá serlo ni será  democrática, ni respetuosa, por más de desearlo, de quererlo y de sentirlo, porque, como dicen nuestros campesinos: "...los deseos no preñan"   
en consecuencia, estimado amigo, esta lucha será cruenta, difícil, cruel, violenta y sin que podamos impedirlo y necesitará mucha inteligencia y contrainteligencia y al final del túnel trataremos de reencontrarnos con la razón que, entonces, dejará de ser utopía por disponer de la fuerza, pero ahora, ella, la fuerza, no será más barbarie porque estará asistida de la razón.               

con todo el respeto que nos merecen los integrantes de la ANCO, eso es lo que estamos intentando realizar, dios quiera lo podamos alcanzar y, si lo logramos, entonces, allí sí, al encontrarnos, en una Venezuela libre, dispuesta a transitar el camino de la democracia, con gente dispuesta a ejercer la tolerancia y a respetar la disidencia cuando podremos,     impulsar y convocar   una asamblea nacional constituyente de carácter originaria para ir a la discusión, modificación, acuerdo e  instrumentación y ejecución de la propuesta de la ANCO, pletóricos de fe y esperanza en poder tener, para beneficio y grandeza de todos, la primera república federal descentralizada donde los venezolanos logremos ejercer la ciudadanía.  
                                         
La Venezuela del siglo XXI la construiremos entre todos. No vendrá el caudillo. No habrá mesías. Venezuela será lo que los venezolanos queramos.

            Mateo Sánchez
                21may2918

VENEZUELA A LA INTEMPERIE por Tulio Hernández

The New York Times



Un hombre lee en un periódico venezolano la declaración de victoria de Nicolás Maduro un día después de las elecciones, el 21 de mayo de 2018. Luis Robayo/Agence France-Presse — Getty Images
BOGOTÁ — Los dos bandos de la oposición democrática venezolana, tanto el que optó por no acatar la convocatoria electoral al considerarla una celada inconstitucional, como el que decidió participar con la certeza de que existía la oportunidad real de salir del gobierno de Nicolás Maduro, amanecieron  hoy con el panorama político real completamente desplegado ante sus ojos, literalmente, sin anteojeras.
El domingo 20 de mayo todo ocurrió como estaba previsto. Las elecciones presidenciales se realizaron sin grandes sobresaltos. La maquinaria oficialista, como es costumbre, actuó con impúdica ventaja. El ausentismo y la apatía fueron la rutina durante todo el día. Y, al final, en un ritual que ya todos los venezolanos conocen bien, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) leyó los resultadoscantados con anterioridad. La casa gana con casi el 68 por ciento del total de los votos. Los opositores pierden, acumulando entre los tres candidatos alternos apenas el 32 por ciento. Y la abstención superó el 50 por ciento, según el CNE.
La imagen se parece al final de esas películas de Quentin Tarantino en donde todos, los buenos y los malos, pierden. En este caso, la mayor derrota es para quienes tenían más esperanzas. Para el candidato Henri Falcón y sus seguidores —cuya participación electoral y su propuesta de desconocer los resultados ha ratificado la tesis de quienes lo adversaban— las elecciones fueron una farsa.Todos los factores actuaron en su contra. La idea de que era mejor votar, aunque no fuese en las mejores condiciones, no tuvo éxito. El sentimiento de desconfianza ante el gobierno era más profundo que el simple llamado de la dirigencia opositora a abstenerse. 
Que Falcón tuviese un pasado militar y chavista; que estuviese acompañado por figuras de partidos de maletín estigmatizados por leyendas de corrupción política y su asociación a líderes emblemáticos del fracaso bipartidista anterior al chavismo —como Eduardo Fernández y Claudio Fermín, quienes encarnan dos carreras presidenciales frustradas— hicieron que la gente prefiriera abstenerse antes que arriesgarse a una nueva estafa.
El gobierno, ganando, también pierde. Primero, porque la abstención mayoritaria —la más alta en la saga de las elecciones presidenciales desde 1958— es evaluada como una acto político de desobediencia civil. Y, además, porque a diferencia de los comicios presidenciales anteriores validados por todos, esta vez los resultados —y por lo tanto la próxima presidencia de Nicolás Maduro— no son reconocidos por un gran número de gobiernos democráticos de América y Europa.
La oposición agrupada alrededor de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tampoco es, en sentido estricto, triunfadora. La participación de Falcón en la contienda la fracturó y debilitó el boicot electoral. La candidatura del “progresismo” de alguna manera medio lavó la cara totalitaria del gobierno. Y la abstención —que es, efectivamente, un acto de rebeldía ciudadana— no cambia para nada las relaciones de poder. Es un acto moral sin efectividad política inmediata.
La unidad opositora ahora se queda en medio de la pista, con el testigo en las manos, desconcertada, sin discurso ni ruta hacia donde continuar su carrera de relevos por la restauración de la democracia.
En apariencia nada cambió con las elecciones presidenciales del 20 de mayo. Pero la aplastante derrota de Falcón cierra hasta nuevo aviso la resolución electoral del conflicto. Y abre una nueva era de las relaciones entre un régimen político considerado por cada vez más gobiernos una dictadura y una población cada día más desesperada e irritada con su presencia.
A menos que el gobierno convoque unas elecciones en condiciones democráticas, equitativas y transparentes, los electores opositores no volverán a las urnas. El liderazgo de la MUD supo tomar el pulso de la sociedad. Figuras públicas que hasta ahora se manifestaban incondicionales de una transición no sangrienta, de una salida electoral que no dependiese otra vez de los militares, han comenzado a expresar en las redes que no avalarán una salida no electoral, pero que tampoco la condenarán.
La dirigencia democrática se enfrenta al reto más grande de estas dos décadas: aprender a volar por instrumentos, a darle eficacia práctica al apoyo creciente de la comunidad internacional democrática y hacerse de un mapa de ruta para impedir que la población entre en la desesperanza total.
Otro dilema se les viene encima a los ciudadanos comunes y los activistas políticos con convicciones democráticas: dejar que el gobierno, a la usanza de las casi seis décadas de dictadura comunista en Cuba, se perpetúe en el poder, convocando periódicamente a elecciones blindadas para no perder; o aprender a convivir con las otras salidas propuestas y en desarrollo: la asonada militar, la insurrección popular de calle, la intervención extranjera o una mezcla de las tres.
El deber de la dirigencia democrática es asegurar que todas las estrategias terminen siempre en una reivindicación de la legalidad democrática resumida en la Constitución. De lo contrario corremos el riego de tener por más tiempo a otros militares como los grandes árbitros de la vida política venezolana. O a Nicolás Maduro muriendo como Fidel, anciano, en su cama, con todos los hilos del poder entre sus manos.

martes, 22 de mayo de 2018

INFATIGABLES YA ESTÁ A LA VENTA EN SUMMA DE CONCRESA

INFATIGABLES
El libro más esperado
YA ESTÁ EN SUMMA



Reclame su ejemplar antes que se agote
Librería Summa
C.C. Concresa  en Prados del Este

(0212 975 4448 y 975 3152


Un Ministro emperifollado, rodeado por el Alto Mando Militar en una alocución política, transmitida en cadena nacional de radio y televisión, asegurando que la Fuerza Armada es institucional, no es un hecho institucional: es, sencillamente, un acto político.

Los gobiernos corruptos relegan a la Fuerza Armada al papel de Guardia Pretoriana de sus desafueros. La ductoria militar en el Estado, lleva a la perversión militarista al Estado y la función coactiva es el camino a la perversión pretoriana.


La base de la Pirámide Militar tiene como fundamento al pueblo llano, cuyos hijos van al cuartel buscando salidas a su miserable inestabilidad con todo propósito de salir con vida del pozo de incertidumbre que le ahoga en vida. Cenagal en el que se hunde por la carencia de educación, capacitación y formación, herramientas que ni se consiguen en los cuarteles y que la sociedad no ha sido capaz de entregarle a los hombres y las mujeres de la nación, como es el deber de un Estado preocupado por sus ciudadanos.  

UNA ABSTECIÓN SIN DUEÑO Luis Manuel Aguana

Una abstención sin dueño
Por
English versión
 
No me cansaré de citar a Leoncio Martínez “Leo”, en su editorial del semanario “Fantoches” del 26 de septiembre de 1936 titulado “El significado de las Masas Populares” (ver la reproducción de ese histórico editorial en http://ticsddhh.blogspot.com/2011/06/el-significado-de-las-masas-populares.html) cuando se intenta dar explicaciones del comportamiento de las masas populares, y en especial lo que sucedió en las elecciones presidenciales del 20 de Mayo.
 
Escribía el inmortal “Leo”: Con frecuencia los dirigentes de masas son simplemente amanuenses de los dictados populares, instrumentos empleados por la conciencia pública, en quienes el pueblo aprovecha la cualidad técnica de saber hablar o de saber escribir o de saber proyectar. Diríase que muchas veces el líder es algo así como el eje de transmisión que moviliza todas la piezas de un taller, pero que no sería capar de animar todo aquel mecanismo si no estuviera motorizado por el impulso de un único generador de energías”. (subrayado nuestro)
 
¿Se podría decir que el pueblo no votó en dictadura el domingo 20 de Mayo, animado por algún liderazgo movilizador de “todas las piezas de un taller”, que generara toda la energía capaz de producir lo que paso ese día? Sin duda que no. Cada persona actuó en conciencia de acuerdo a una situación que consideraba hostil para su propia vida, no porque algún “dirigente” político lo convenciera de hacerlo de una forma o de otra. Cada venezolano actuó según su propia conciencia, todos, chavistas-maduristas y opositores, incluso aquellos que valientemente no se dejaron extorsionar por comida.
 
Pero luego prosigue Leoncio Martínez con un concepto que evidenciaba su profundo conocimiento de la realidad política venezolana y que todavía, aún siendo vigente, no es cabalmente comprendido por la clase política a pesar de haber pasado 80 años de ser formulado: Los pueblos no siguen a sus agitadores sino a quienes encarnen a una aspiración unánime de la mayoría. Los pueblos no conocen agitadores sino interpretes, por eso siguen a quien les promete alimento cuando tienen hambre, a quien les habla de justicia cuando se sienten oprimidos, y hasta a aquellos que les prometen venganza cuando se sienten víctimas. Siguieron a Boves porque Boves les prometió vengar el engaño de que les hacían victima las incumplidas promesas de quienes firmaron el Acta de 1811, porque Boves les ofreció el saqueo y la batalla en represalia contra “el mantuano” y contra el “criollo blanco” que se había adueñado de todo lo que se suponía debiera pasar a manos del pueblo. Pero luego siguieron a Bolívar, porque el Libertador concretaba mucho mejor las aspiraciones, definiéndolas con palabras de una doctrina bien formulada y ya reinante en Europa, que se llamaba Democracia. Boves, como intérprete, no tradujo sino la cuestión pasional, bárbara, casi animal, que se agitaba en el alma de la masa; Bolívar, llegó más a fondo, más a la raíz del espíritu público y, en vez de invitar para la intentona descabellada y sin horizonte, expuso programa total y concreto, fiel intérprete de todo cuanto se deseaba”.
 
¿Quiénes son los intérpretes de lo que paso el 20M? Este pueblo actuó SOLO el 20M, individual y colectivamente, siguiendo su conciencia, y dando una lección magistral de política a su dirigencia opositora que siente que los abandonó en manos de unos criminales. Entonces ¿porque ahora todo el mundo se cree dueño de esa decisión del pueblo venezolano? ¿Quién se hará cargo de ser interprete de la realidad venezolana de este momento después de este nuevo atraco del régimen? ¿Esta dirigencia mediocre que nos metió en el problema? ¿Cuál será el planteamiento político que se le debe dar al país para encausar “el impulso de un único generador de energías”, que solo está en las manos del pueblo soberano? Si la actual dirigencia política cree que el solo hecho de ser “opositor” del régimen constituye suficiente credencial para salir de él, apropiándose de una bandera que solo le pertenece al pueblo, tendremos a Maduro y su sistema comunista del Plan de la Patria por muchos años más. No es suficiente con decir “yo lo haré mejor”. Hace falta más que eso.
 
A mi juicio Venezuela se debate entre dos problemas muy serios que le impiden pasar  la página del siglo XX: Maduro y su mafia narcoterrorista-castrocomunista y la estruendosa falta de interpretes que propongan algo con lo que las masas populares se sientan identificadas, mas allá de querer salir de estos delincuentes que desgobiernan a Venezuela. Al otro lado de la acera de Maduro hay un vacío que se siente en todo el país, y que por el solo hecho de existir impide que avancemos hacia un verdadero cambio.
 
Ya lo decía “Leo”: la misma masa popular que siguió a Boves, luego siguió a Bolívar. Sin embargo, la misma masa popular que siguió a Chávez, aunque disminuida y que a duras penas continúa siguiendo a Maduro, porque está aún en el gobierno y paga a quien le acompaña, no consigue suficientes razones para seguir a ningún opositor. ¿Cuál es la propuesta de esa “oposición”? ¿Regresar a 1998? ¿Liderazgos mesiánicos de “quítate tú para ponerme yo”? Hace falta mucho más que eso para que la masa cambie de acera definitivamente.
 
Hace algún tiempo afirmaba en este blog que podríamos decir sin faltar a la realidad que el último Plan dirigido a mejorar las condiciones de vida del venezolano lo idearon unos jóvenes con ideas comunistas hace poco mas de 83 años, con la intención de salir de un país primitivo, gobernado en dictadura por gente que nació el siglo XIX, y que ya fallecieron todos de viejos, y cuyos herederos no han hecho nada más que usufructuar el país que salió de allí. Ese fue el Plan de Barranquilla escrito en 1931.
 
El último punto del Programa de ejecución del Plan de Barranquilla establecía “Convocatoria dentro de un plazo no mayor de un año de una Asamblea Constituyente, que elija gobierno provisional, reforme la constitución, revise las leyes que con mayor urgencia lo reclamen y expida las necesarias para resolver los problemas políticos, sociales y económicos que pondrá a la orden del día la revolución”. De ese Plan surgió la Constituyente de 1947 (ver texto completo en  http://200.2.12.132/SVI/images/stories/rb/pdf/barranquilla.pdf). ¿Les parece conocido ese esfuerzo?
 
Allí los adecos, quienes fueron en su mayoría los autores de ese Plan, resolvieron en esa Constituyente los derechos civiles y las condiciones de vida de un país primitivo, bajo el ideario de hombres y mujeres que vieron más allá del ombligo de sus aspiraciones personales. Después de eso, NADIE, ni siquiera los mismos adecos, tuvieron algún Plan para refundar el país. Luego de alcanzar el poder y compartirlo con quienes les acompañaron a partir de 1961, ordeñaron tanto a la vaca hasta que la mataron en 1998.
 
Pues bien, esa visión de los fundadores de la democracia fue la que el país siguió como masa popular uniforme, al punto que en 1961 ese Plan se concretó y el país se relanzó hacia una era diferente de cambios fundamentales, lejos de montoneras y golpes militares…hasta 1992.
 
¿Hasta cuando las masas populares acompañaron esa visión? Hasta que se extinguió de las manos de sus mismos creadores y herederos, algunos de estos últimos vivitos y coleando, que en la actualidad pretenden seguir viviendo de esa vaca que se murió en 1998. Ya es hora de una nueva visión, de un nuevo Proyecto que inspire y emocione a los venezolanos de esa gran masa popular, y de unos nuevos intérpretes que lo lleven a cabo. Es hora de un nuevo Plan. Es hora que las masas populares encuentren “a quienes encarnen a una aspiración unánime de la mayoría” como decía “Leo” en 1936. Queda de nosotros convencer de eso a los venezolanos y hacerlo realidad cuando todos pretenden atribuirse una abstención que no tiene dueño…
 
Caracas, 22 de Mayo de 2018
 
Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

LA DERROTA DEL RÉGIMEN Y LA TAREA DE LA OPOSICIÓN Eddie A. Ramírez S.


Los demócratas debemos estar de júbilo. El régimen recibió tres estocadas, cada una de ellas mortal:
 1- La elevada abstención.
 2- El bajo número de votos que tuvo que asignarle el CNE a Maduro
 y 3- El pronunciamiento de Henri Falcón desconociendo el proceso electoral. 

La cifra de un 54 % de abstención decretada por el CNE fue muy alta y, desde luego, la abstención real evidenciada por fotos, videos y testigos en centros electorales fue muchísimo mayor, lo cual descalificó aún más el proceso. El CNE le asignó a Maduro apenas 5.823.728 de votos, apenas un 29 % de padrón electoral. La declaración del candidato Henry Falcón de no reconocer la elección por carecer de legitimidad,debido a las grandes irregularidades derivadas del incumplimiento de lo acordado, fue tan dañina al régimen como la abstención. 

Fuimos partidarios de no acudir a las urnas por estar seguros de que el régimen totalitario utilizaría todos los medios ilegales posibles para imponer su voluntad y porque los demócratas contábamos con la posición de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y 14 países latinoaméricanos de no reconocer un proceso electoral fraudulento. Falcón debió respetar la decisión del resto de los partidos de oposición de no presentar candidatos. Por ello, fue objeto de críticas bien fundadas, pero también de acusaciones no sustentadas. Muchos votaron de buena fe pensando que era la única opción, considerando que el resto de la oposición no había realizado una buena tarea. Sin embargo, su correcta declaración denunciando los vicios del proceso lo reivindican. Aunque seguramente esas dos decisiones fueron motivadas para proyectar su imagen, lo importante es que le hizo un gran daño al régimen. Ahora debe subordinar sus legítimas aspiraciones al interés colectivo. 

Corresponde a la dirigencia opositora lograr acuerdos para darle la puntilla al narcorégimen que resultó herido de muerte. Muchos errores se han cometido en estos últimos años. Sin duda los demócratas exigimos que de ahora en adelante se logren acuerdos que permitan despertar las esperanzas de ciudadanos que sufren las consecuencias de una dictadura nefasta. Los dirigentes de oposición, citados en orden alfabético, Julio Borges, Enrique Capriles, Henri Falcón, Antoio Ledezma, Leopoldo López, María Corina Machado, Ramos y Rosales deben presentarle al país un acuerdo político y unos lineamientos a seguir por un futuro gobierno. Quienes ejerciendo su derecho a opinar disparan dardos venenosos en contra de estos dirigentes deben reconocer que no eran ciertas las acusaciones de colaboracionismo con el régimen, sino diferentes puntos de vista con los cuales se puede o no estar de acuerdo, pero que son respetables. 

El candidato Bertucci dejó en suspenso su pronunciamiento, sobre si reconoce o no la validez de la elección, hasta determinar si las irregularidades que existieron afectarían los resultados. Pareciera que no le interesa entender que el problema no son los números, sino cómo llegó el CNE a los mismos y la ilegitimidad del proceso y del candidato oficial. 

El reciente domingo Maduro fue derrotado y debemos celebrar. El CNE y el Alto Mando Militar dieron una demostración de sumisión y de deshonestidad intelectual. El general Padrino López no pasa de ser un pobre centurión al servicio del régimen. Afirmar que se ejerció la libertad de elegir y que se garantizó el derecho de los ciudadanos es una gran mentira ¿Cuándo tendremos una elección como en Costa Rica? ¿Cuándo dejaremos de ver más de una docena de generales en traje de campaña avalando un proceso irregular? Esto lo podremos lograr el día que los venezolanos tomemos mayor conciencia cívica y unidos exijamos el cumplimiento de la Constitución y las leyes. 

Como (había) en botica: A Maduro lo sostienen tres generales: Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa que permite que Valentín Santana, el conocido delincuente paramilitar del régimen, esté rueda libre y se abrace públicamente con el coronel Lugo quien fue denunciado por agredir a periodistas y a diputados. Padrino todavía sostiene que “Marx está más vigente que nunca”. Gustavo González López, que permite torturas en el Sebin y mantiene detenidos a menores de edad y a ciudadanos que tienen boleta de excarcelación. Néstor Reverol, ministro del Interior, sancionado por países democráticos. Dos buenas noticias sobre éxitos de jóvenes venezolanas en el exterior: Carmen Virginia Piña Arapé, abogada graduada en el Zulia e hija de compañeros de Gente del Petróleo, finalizó una maestría en Texas y aprobó su incorporación al gremio de abogados norteamericanos. Marilia Arriaga, estudiante de bachillerato en Halifax, Canadá, recibió Premio de Ciudadanía del Ayuntamiento por su dedicación y compromiso para mejorar la calidad de vida en su comunidad ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! 22/05/18 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital