lunes, 2 de enero de 2017

CARDENAL UROSA CONSIDERA QUE A TRAVÉS DEL TSJ EL RÉGIMEN HA INSTALADO UNA DICTADURA

El arzobispo de Caracas arremete contra Maduro por bloquear el Parlamento

La Iglesia católica venezolana reclama elecciones y la liberación de los presos políticos


El cardenal Jorge Urosa celebra una misa en memoria de Hugo Chávez en Roma, en marzo de 2013
El cardenal Jorge Urosa celebra una misa en memoria de Hugo Chávez en Roma, en marzo de 2013  - Reuters

Corresponsal ABC
En Caracas

La Iglesia católica venezolana ha cargado contra Nicolás Maduro, a cuyo régimen califica de «dictadura» por bloquear las tareas del Parlamento. Le exige que cumpla con la Constitución y permita que los ciudadanos puedan acudir a unas elecciones, tras la suspensión del referéndum revocatorio contra el presidente.
En su mensaje de año nuevo, el arzobispo de Caracas, monseñor Jorge Urosa Savino, señaló que el bloqueo a la Asamblea Nacional que ha realizado el Ejecutivo a través del Tribunal Supremo de Justicia durante 2016, con sus 42 sentencias inconstitucionales«configura una situación real de dictadura», por lo que exigió que se permita al pueblo votar para salir de la encrucijada en que se encuentra el país.
El cardenal Urosa Savino indicó que, con independencia del futuro del diálogo entre el Gobierno y la oposición, el país exige «paz, seguridad personal y convivencia social, y condiciones que permitan trabajar y vivir en tranquilidad».

El diálogo entre el Gobierno y la oposición, promovido por el Vaticano y los tres expresidentes de Unasur (entre ellos el español José Luis Rodríguez Zapatero), se rompió el pasado 15 de diciembre por incumplimiento de los acuerdos contraídos un mes antes; entre ellos, el Gobierno se comprometía a respetar la autonomía del Parlamento, la agenda electoral, abrir un «canal humanitario» y la liberación de los presos políticos.
La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) inició una tregua o un compás de espera al postergar sus reclamaciones de cambio y protestas para dar una oportunidad al diálogo, pero su buena fe fue frustrada por los representantes de Maduro. La desmovilización social ha favorecido a Maduro, para que se aferre al poder, y al mismo tiempo le está pasando factura a los líderes de la oposición.
Para el 13 de enero está prevista otra reunión entre las dos partes del diálogo, pero el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús «Chúo» Torrealba, ha advertido de que la oposición no acudirá a conversar con el Gobierno de Maduro. Y ha denunciado los planes chavistas de perpetrar un «fujimorazo» contra el Parlamento para instaurar una dictadura comunista de corte castrista tras 18 años de chavismo.
En su insistencia y más allá del diálogo, el arzobispado de Caracas le recordó a Maduro que se comprometió a liberar a los presos políticos. El cardenal Urosa y los obispos auxiliares de Caracas subrayaron en su comunicado que la crisis económica es causada por el totalitarismo socialista.

Caída del PIB

La economía venezolana sufre una caída del 12% del PIB al cierre de este año, con una inflación de más de 500%, según un informe del diputado José Guerra, exdirector del Banco Central de Venezuela.
La orden de Maduro de retirar los billetes de 100 bolívares sin ofrecer su reemplazo con una nueva moneda ha dejado a la población sin dinero en efectivo ni productos que comprar en plena temporada navideña. Tres veces ha prolongado la vigencia de los billetes de 100 bolívares, la última hasta el 20 de enero, para calmar un poco la angustia de los ciudadanos después de 18 años de chavismo.
El presidente venezolano también anunció que a partir del 2 de enero se venderá la gasolina a precio internacional en los puestos fronterizos de Ureña (estado Táchira) y Paraguachón en Zulia.

No hay comentarios: