viernes, 21 de julio de 2017

OÍDO EN LA CHATA: Menú de cómo matar a Venezuela




 Víctor José López

Un ejercicio interesante es seguir cada día, la ensalada de propaganda política, que el régimen encadena en la radio nacional, con los mensajes de los aspirantes a Constituyentistas.
¿No lo ha hecho? Pues vale la pena lo haga.
 Se enterará, sin necesidad de hurgar los libros de historia, de lo que ha de suceder en Venezuela con este proyecto de Constituyente Comunal que votará el chavismo el domingo 30: La unción del híbrido Fascista Comunista en Venezuela, como soporte del régimen de Pranes, Malandros, Delincuentes,  que se llama y se conoce como Oclocracia.
Con su atención a los mensajes pagados por usted, amable lector, la radio le descubrirá que el común denominador de la caterva es el odio. Odio que ya ha sido sembrado y, logrado en el régimen militarista desde los días de Chávez. Ahora con Maduro se refuerza en el proyecto con intención de revanchas, recurriendo a una falsa justicia, similar a la propagada por los fieles del dios del socialismo: Fidel Castro. 
Borrarán de la faz de la tierra venezolana la propiedad privada, la libre empresa y el derecho a la protesta y hasta estará prohibido a pensar distinto. Quien sea disidente, piense distinto, quien lo haga será considerado “traidor a la patria” como consta en la cartilla que en su día escribiera Chávez y que en la actualidad se acusa a todo ciudadano que piense distinto a Maduro, Padrino López, Diosdado y los Tarek y Mikel Moreno que manejan los poderes públicos írritamente hoy día.
Hacen promesas estos comunistas que le enrojecerían el rostro de vergüenza al propio Lenín,  como si no hubieran podido llevarlas a cabo sus terribles acciones en 18 años, habiendo administrado la mayor fortuna que alforja alguna haya reunido en cualquier nación en la historia de Latinoamérica. 
No pierda el tiempo, entérese en la radio cómo es el proyecto para borrar lo que queda de aquel cuadro maravilloso de lo que se llamó Venezuela.
Hágalo antes que ocurra.



No hay comentarios: