lunes, 3 de abril de 2017

CARLOS M. MONTENEGRO El Mirador Redondo FEALDAD

 



  Descripción: C:\Users\Carlos Montenegro\Desktop\Fotos\Nenena fotos\Nenena fotos\Carlos por Gladys.jpg                                      

     ©Carlos M. Montenegro                             carlosmontenegro622@gmail.com                                                                                                                                   
      
              
               No ha hecho falta crear un viceministerio, es más, ni siquiera una piche dirección general o sala situacional. Así que, por generación espontánea o no, lo cierto es que lo feo impera, y no de una manera más o menos…, no, feo con ganas



En estos tiempos que corren, cuando uno ve televisión local o escucha la radio, lo primero que salta a la vista y al oído, es que con raras excepciones por no decir rarísimas, todo está impregnado de un exquisito mal gusto. Espero saber hacerme entender, porque el buen gusto no es patrimonio de nadie pero el malo al parecer sí. No es que quiera presumir de Petronio pero es que siento como si viviéramos entre casos y cosas de muy mala calidad. Da la sensación de que en este pseudo orwelliano país, un Gran Hermano ha promulgado el feísmo.
No se pierdan esto. En su día ya crearon y decretaron cosas tan “bellas” y surrealistas como el “Viceministerio de la Suprema Felicidad del Pueblo”, asimismo como lo leen, con su viceministro o viceministra y todo (ya saben, depende si es hombre o mujer). Según la presidencia de la República el 24 de Octubre de 2013 y en decreto publicado en la Gaceta Oficial Nº 40.280, corresponde a este Viceministerio:

1° Atender, gestionar y solucionar los casos que le sean remitidos por el Viceministro o Viceministra para la Suprema Felicidad Social del Pueblo.
2° Atender y orientar a los ciudadanos y ciudadanas que acuden al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento a la Gestión de Gobierno, en busca de ayuda en áreas como salud, discapacidad, asesoría legal, asignación de becas, ayudas por abandono, desalojo o cualquier otro ámbito de sus competencias.
3° Atender y gestionar ante los organismos y entes de la administración públicas los casos sometidos a su conocimiento, coordinando la solución de los mismos.
4° Procurar solucionar los problemas planteados al Presidente de la República o al Ministro del Despacho por los ciudadanos y ciudadanas, efectuando las gestiones apegadas a los principios de legalidad, igualdad, imparcialidad y celeridad.
5° Llevar un registro y realizar seguimiento constante de los casos que o mediante carta dirigidas al Presidente de la República y Ministro del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento a la Gestión de Gobierno.
6° Coordinar operativos de carácter social. Asimismo, se dispone que la Gran Misión Hijos de Venezuela, la Gran Misión En Amor Mayor, la Fundación Pueblo Soberano y Consejo Nacional para el Desarrollo de las Comunidades Afrodescendientes, también se regirán por los lineamientos del recién creado viceministerio
Como se ve el propósito del decreto es intachable, pero tan loable misión ministerial, tras casi 4 años transcurridos, parece que no ha funcionado ni un poco pues personas felices, lo que se dice felices, ya casi no quedan, y supremamente felices ni uno solo que se sepa. Pero es que así somos en Venezuela de “antiparabólicos” incluso con los decretos, aunque vengan del “gran hermano”.
Sin embargo con el asunto del feísmo ha ocurrido lo contrario, porque han tenido un éxito formidable, pienso que ni el mismo gobierno se lo esperaba. No ha hecho falta crear un viceministerio, es más, ni siquiera una piche dirección general o sala situacional. Así que, por generación espontánea o no, lo cierto es que lo feo impera, y no de una manera más o menos…, no, feo con ganas.
En la parte que la fealdad más éxito ha logrado ha sido en lo de la cosa patriótica, con el pueblo, “su pueblo”, ya saben cómo les digo, con el fin de llevar “nuestra” cultura hasta el último rincón del país. La finalidad no deja duda, incluso escuché decir a un político de los de alto nivel, por supuesto en cadena nacional y para adornarse supongo, que debiera llegarse hasta las mismas catacumbas del pueblo, y se quedó tan satisfecho. Tomando en cuenta el aspecto que el país está tomando en la superficie, no alcanzó a imaginar en qué estado estarán nuestras catacumbas; además la cultura no luciría bien en semejante lugar. Tal vez quiso decir hasta los albañares pero no le salió.
Sus prioridades al parecer se han centrado en divulgar las artes vernáculas originarias como el baile y la música, o sea, el folklore tradicional. Han sido tan concienzudos que han hallado verdaderos ovnis musicales en nuestras intrincadas selvas amazónicas y guayanesas de nuestros ancestrales aborígenes, con danzas y cánticos sorprendentes, tan populares que hasta a nuestros políticos se les ha visto echando un pie, pero de nuevo solo en la televisión encadenada. La mayor parte de los intérpretes que presentan en los feísimos templetes durante sus “raids” culturales son, en el mejor de los casos, dignos de olvido con sus vestimentas y repertorios trillados, aburridos y muy feos.
Tras expropiar entre otros a Alí Primera sus canciones y hasta a Herrero y Armenteros su hímnica “Venezuela”, poco o nada han aprendido. Las joyas musicales que tiene en abundancia el folklore criollo no aparecen. Tal vez se las hayan robado. Pero aparecerán.

* Rasgo que caracteriza a una persona, animal o cosa que es fea.

No hay comentarios: