jueves, 23 de marzo de 2017

SIN PARALELO por Víctor José López

SIN PARALELO

Víctor José López
Publicado en: vitolopez.blogspot.com

LUIS ALMAGRO, refiriéndose al Régimen de Nicolás Maduro imperante en Venezuela, ha escrito lo siguiente:- “Su gobierno –violando la Constitución– no permite votar a la gente (suspendió un referéndum revocatorio y las elecciones para gobernadores en el 2016), tiene a más de 100 personas encarceladas por sus ideas (entre ellas a uno de los principales líderes políticos opositores), el Parlamento está intervenido y sus leyes son anuladas por el Poder Judicial (completamente dominado por el gobierno), al tiempo que las fuerzas de seguridad del Estado pueden detener y torturar arbitrariamente a cualquier ciudadano por sola decisión de los gobernantes”.
 Si Ud. , amable y paciente lector de ésta columna Sin Paralelo, si usted  cree que una sola, sí una sola de estas observaciones es falsa, le ruedo lo diga y yo le prometo renunciar a mi profesión de periodista ejercida durante más de 40 años. *** NICOLÁS MADURO le llama “Jesucristo” a Alfredo Serrano Mancilla. Serrano es el  hombre más influyente en el chavismo, su influencia en ese gabinete económico que destroza a Venezuela convirtiéndole en Lucifer, tiene presencia  desde hace ya más de 18 años en este infierno. Es el español, Alfredo Serrano Mancilla, quien, con su gracia andaluza, se impone sin cartera en este gobierno de charreteras. Sus ideas y consejos ponen firme al Ejecutivo de Venezuela. Es miembro del partido Podemos. Serrano Mancilla es marxista, radical y deliberante. No se trata de un académico. Se trata de un diletante de grandes vacíos en su formación. Su misión ideológica es rellenar con apasionada vehemente los vacíos de los chavistas venezolanos. Forma parte del grupo de economistas, politólogos y abogados marxistas de universidades españolas, que vieron en América Latina un nicho para imponer sus ideas aferrándose a la llamada revolución de Hugo Chávez. Una primera oleada de estos asesores estuvo integrada por Roberto Viciano Pastor, Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias y Luis Alegre. Serrano Mancilla sembró grandes amistades en Venezuela a través del Centro Latinoamericano de Geopolítica. Su cercanía con el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, le garantiza el cobro en dólares de sus consejos. estar en este momento en las más altas esferas del poder. Muy cercano a la ministra de las Comunas, Isis Ochoa. No cree en la iniciativa privada como motor de la sociedad, sino en la producción controlada por el gobierno. Cobra por cada una de las asesorías económicas que hace para el gobierno. Lo hizo por haber redactado el discurso de la Memoria y Cuenta que leyó Nicolás Maduro ante la Asamblea Nacional. Es conocido por haber escrito El pensamiento económico de Hugo Chávez. Recientemente el Ministerio de Cultura presentó su nuevo libro América Latina en disputa, editado con recursos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, que se distribuye en algunos kioscos de la capital, pero que según la dueña de uno de ellos, ubicado en la urbanización Los Chaguaramos en Caracas, tiene meses en exhibición porque nadie lo compra. *** LUIS SALAS, el hombre de “la inflación invisible”, es el nuevo vicepresidente del área . Se trata de la persona sugerida a Nicolás Maduro por el  asesor español Alfredo Serrano.  Sin experiencia dentro de la burocracia de gobierno, su desempeño comienza a levantar quejas en voz baja. Uno de los ministros del gabinete económico ya manifiesta el desagrado que le produce la coordinación desordenada y caótica que tiene Salas de las propuestas que cada uno de los ministerios le ha ido consignando. Su opinión de la clase empresarial venezolana es: “…  es una clase vividora y malcriada que a lo largo del tiempo se convirtió en un tumor económico que vive y subsiste de la renta petrolera y la expoliación del salario de los trabajadores y trabajadoras a través de la especulación.”  Salas ha afirmado que la inflación no existe, sino que es producto de la tasa de ganancias de las empresas. La aseveración le ha ganado un famoso meme  en el que el vicepresidente confunde inflación con inflamación y recomienda un medicamento que está escaso. Sus palabras son guiones inspirados en el asesor español Serrano Mancilla y de allí que su única propuesta, hasta ahora, ha sido la reforma tributaria *** SERRANO MANCILLA escribe en La Jornada/ Ciudad de México, que “ desde el principio los tomaron a broma. Los ridiculizaron e infravaloraron. Sin embargo, hoy día, los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) son una de las políticas públicas más respaldadas por los venezolanos. Sesenta por ciento cree que son una decisión acertada frente a la emergencia económica (según Hinterlaces). Esta percepción positiva se sustenta en un dato objetivo: en la actualidad, los CLAP llegan a 6 millones de personas. Incluso desde las terminales analíticas opositoras se reconoce que los CLAP han logrado ser muy efectivos y han rebajado la tensión social. La consultora Datanalisis, por ejemplo, reconoce que cerca de 50 por ciento de la población venezolana recibe productos de los CLAP. Nada más y nada menos que la mitad del país.(Sic.) Agrega Serrano Mancilla que “… todos hablan de este invento venezolano. Ante tanta oferta neoliberal llegada desde los enclaves convencionales, el presidente Maduro optó por otro camino”. ***MARITZA LANDAETA es venezolana,  ella especializada en nutrición, y desde hace años está al frente de la Fundación Bengoa. En una entrevista concedida a Tal Cual la doctora  Landaeta ha expresado que  “El problema actual no es solamente la escasez de comida, sino la imposibilidad de los ciudadanos para poder comprar lo que se consigue en los mercados, por lo tanto el venezolano ha reducido la cantidad de alimentos y eso ha impactado significativamente en su salud, bienestar y hasta en su manera de recrearse, porque el comer es un hecho social (…) El venezolano está pasando hambre porque está dejando de hacer comidas. 74% de los ciudadanos dice que está haciendo dos comidas al día y eso es bastante serio, porque todos sabemos que con dos comidas no se llenan los requerimientos básicos de calorías (…) Los más afectados en esta crisis son los niños, porque ha aumentado la desnutrición grave al no contar con leche, fórmulas infantiles… Por lo tanto, los niños menores de un año y seis meses están llegando a nuestros ambulatorios y centros de salud con desnutrición grave, porque no consumen proteínas”.


La diferencia entre Serrano Mancilla y la opinión de la doctora Landaeta es que Serrano apoya un régimen que convirtió en un pudridero a la que un día llegó a ser la petrolera más importante del mundo. Un asesor que asesora a quienes invirtieron más de don mil millones de dólares en carne podrida en el Brasil y que a través de medios como La Jornada de México, escriben de Venezuela desarrollando sus textos en el Ecuador, mientras que la doctora Landaeta  vive día a día en Venezuela la tragedia del Socialismo del Siglo XXI.

No hay comentarios: