jueves, 2 de febrero de 2017

GIOCONDA SAN BLAS ¿DÉFICIT DE DEMOCRACIA?



Dice Piedad Bonnett que los usos “políticamente correctos” se han convertido en “un movimiento tiránico que bordea el absurdo y da pie a burlas, en aras de un lenguaje impersonal y desinfectado que carece de fuerza comunicativa y capacidad de singularizar”.

Recuerdo este comentario de la destacada escritora colombiana cuando escucho a políticos y opinadores de la oposición decir que Venezuela sufre de “déficit de democracia”. ¡Vaya eufemismo! Es como si nuestra realidad cambiara por llamar “privados de libertad” a los presos políticos, como si las libertades de expresión, prensa o pensamiento pudiesen ser mutilados a criterio del régimen, o se suprimiera a capricho el derecho al voto, o desde el poder ejecutivo se contravinieran las ejecutorias de algún otro poder, todas ellas acciones violatorias de la Constitución, sin que hubiese consecuencias. Y aún así persistiéramos en llamar “déficit de democracia” al producto de un gobierno así, que no es otra cosa que una dictadura de nuevo cuño siglo XXI, según cualquier definición que queramos aplicar.

Viene en nuestro auxilio el reciente informe 2017 de Freedom House (La Casa de la Libertad), una organización independiente, creada hace más de 70 años con el objetivo de registrar la expansión de la libertad y la democracia en el mundo, mientras aboga por el fortalecimiento de los derechos civiles y humanos y promueve el cambio democrático. En su edición 2017, el mapamundi que cubre la portada muestra a los países del planeta en tres diferentes colores, según la característica del país, derivada del análisis de diversos parámetros: libre, parcialmente libre y no libre. Es entonces cuando vemos destacado en el mapa un solitario manchón morado en nuestro continente: Venezuela, señalando a nuestra tierra como único país de América en la categoría de “no libre”, junto con Cuba.

Un capítulo especial, titulado “La falsa promesa del hombre fuerte”, nos presenta tres ejemplos: Egipto, Etiopía… y Venezuela. De este último no dice nada que no sepamos los dolientes de esta tragedia que vivimos a diario.  Pero la apreciación externa de un organismo independiente nos resulta dolorosa. En sus páginas desfila el colapso económico y político en manos de una combinación de hombre fuerte (el término incluye grupos de poder) y pésima gestión administrativa: la corrupción, la inflación más alta del mundo, la escasez crónica, la desnutrición. Y el control del régimen sobre los tribunales, con el cual despojó de todo poder significativo a la Asamblea Nacional y bloqueó un referendo revocatorio, “que hubiera podido conducir a un cambio ordenado de liderazgo”.

¿Cambio ordenado de liderazgo? Ya todos sabemos lo que pasó en los meses finales de 2016. Los dirigentes de una oposición abrumadoramente mayoritaria (en octubre pasado más de 80% y ahora en 95,1% según la encuestadora Datanálisis), entregaron ese inmenso capital político a cambio de nada, con la única visible consecuencia de la radicalización del régimen, del hombre fuerte, y el desencanto en las filas opositoras.

Mucho hemos hablado desde entonces de los errores de nuestra dirigencia en la conducción de ese proceso, por lo que quiero creer que hay en curso un proceso de revisión y revaloración de la MUD para hacer frente a los nuevos desafíos, cada vez mayores. Nunca olvidemos que el adversario está enfrente, no a los lados. No basta con vociferar la necesidad imperiosa e ineludible de una sólida unidad interna; de hecho, hay que marginar cualquier aspiración diferente a la de conseguir en unión la victoria por vía pacífica y democrática. 

Es indispensable que una recompuesta unidad política de la MUD se abra a recibir las contribuciones de la sociedad civil, de los expertos en temas vitales para la nación con quienes se puede y debe plantear un proyecto de país, del cual ya hay mucho escrito en estos años; un movimiento con visión de futuro que exalte los valores de la civilidad en la construcción de un país decente, de trabajo honesto, de esfuerzo digno y meritorio.


Decía Winston Churchill que el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. ¿Será mucho pedir que nuestros líderes o algunos de ellos crezcan como estadistas para reforzar a la MUD en un frente común que nos renueve el entusiasmo que hace pocos meses nos hizo soñar con un mundo mejor para todos los venezolanos? 

No hay comentarios: