viernes, 10 de febrero de 2017

DE LESA HUMANIDAD El Mirador Redondo © Carlos M. Montenegro


Descripción: http://www.talcualdigital.com/Content/images/Logo-TAlCual.jpg
 CARLOS MONTENEGRO

                                                                                                                                

Nadie duda de que estamos viviendo momentos muy difíciles debido a unos gobernantes que en el mejor de los casos se comportan con enorme inquina, y una oposición que parece estar continuamente mareando la perdiz


Nadie duda de que estamos viviendo momentos muy difíciles debido a unos gobernantes que en el mejor de los casos se comportan con enorme inquina, y una oposición que parece estar continuamente mareando la perdiz, sin dejar nada en claro. Mientras, el “pueblo” de unos y el pueblo de otros, a pesar de los circunloquios de políticos y “perogrulladores” resulta que ¡somos el mismo pueblo! A ver si se enteran los políticos de una vez, porque esa «población civil» resulta que está sufriendo mucho, y, nunca mejor dicho: sin comerlo ni beberlo.
Es como si de buenas a primeras, al comenzar este siglo, de repente nos hubieran caído por sorpresa las diez plagas de Egipto, aunque quizás deba corregir, pues hubo avezados observadores que avisaron lo que venía, y hasta el fundador de esta “revolución”, estando aún en la cresta de la ola, nos dijo clarito lo que pensaba hacer. No se lo creímos, pero vaya si lo hizo, y a conciencia, o si ustedes prefieren lo deshizo casi todo, pues no pudo terminar su obra, sin embargo con enorme intuición nos dejó un sucesor que está rematando su labor diligentemente. Para lograrlo no ha dudado en usar a conciencia, y una vez más nunca mejor dicho, todas las armas posibles.
Sorprende con qué meticulosidad han arrasado lo redimible del anterior régimen dejando intacto, cuando no empeorando, lo malo. Debe reconocerse que son muy incompetentes pues, en más de tres lustros, con recursos inimaginables en su poder, lo han dictado fatal, es decir, son unos pésimos dictadores.
El cómo lo han podido lograr está a la vista, no solo han echado a perder el país sino que han usado recursos delictivos, tan delictivos que sin querer queriendo han entrado en un jardín del que no podrán salir, pues el jardín no es suyo, ni siquiera expropiado; ese jardín es propiedad de la Corte Penal Internacional, no una cancha para jugar bolas criollas ciertamente. 
La Corte Penal Internacional o Tribunal Internacional de La Haya, Holanda, es una instancia de justicia permanente, totalmente autónoma, cuya misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad.
 Se menciona profusamente lo de Lesa Humanidad, pero poco sabemos en qué consiste con precisión, como es mi caso; la curiosidad me ha llevado a saber más del asunto y lo que he aprendido es como para perturbar a cualquiera.
La única forma que encuentro de ilustrar algo que implica tanta iniquidad, es mencionar a algunos personajes juzgados y condenados por delitos de Lesa Humanidad. Empezó en 1946 con el Tribunal Militar Internacional de Núremberg, predecesor  de la Corte Penal Internacional de la Haya, que juzgó y condenó a nazis y sus aliados:
Rudolf Hess, Walther Funk y Erich Raeder  condenados a cadena perpetua.
Hans Frank, Wilhelm Frick, Julius Streicher, Alfred Rosenberg, Ernst Kaltenbrunner, Joachim von Ribbentrop, Fritz Sauckel, Alfred Jodl, Wilhelm Keitel y  Arthur Seyss-Inquart, fueron condenados a muerte y ahorcados el 16 de octubre de 1946. Martin Bormann fue sentenciado a la horca "in absentia", y Herman Goering se suicidó en su celda antes de que lo ejecutaran.
Posteriormente no han cesado de llegar de todas partes nuevos afiliados al “club de  Núremberg” bien conocidos aunque de terrible evocación también como:
Hosni Mubarak,  político, militar y dictador egipcio. Cadena perpetua.
Sadam Hussein, durante 24 años el máximo poder en Irak, detenido en 2003, fue ejecutado el 30 de diciembre de 2006 en Bagdad
Slodovan Milosevic, ex-presidente de la Federación Yugoslava, acusado por el Tribunal Penal Internacional. Murió en su celda en La Haya en 2006 de un infarto.
Manuel Antonio Noriega, el “hombre fuerte” de Panamá entre 1983 y 1989, cumplió 17 años de prisión en EE.UU. por narcotráfico; en 2010 fue extraditado a Francia y en 2011 a su país donde permanece en la cárcel
Alberto Fujimori, ex presidente peruano purga una pena de 25 años de prisión por matanzas y secuestros perpetrados durante su gobierno.
Sus cómplices también fueron juzgados, por lo que en los últimos cien años la lista sería interminable.
Pero cualquiera no puede pertenecer a esa asociación de indeseables. Se requieren una cantidad de requisitos que deben ser certificados por el Tribunal Penal Internacional, ajustándose al Estatuto de Roma. Según dicho Estatuto, pueden constituir crímenes de Lesa Humanidad, entre otros muchos,  los siguientes actos:
Asesinato: homicidios intencionados.
Exterminio: imposición intencional de condiciones de vida, entre otras la privación del acceso a alimentos o medicinas, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población.
Encarcelamiento: u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional.
Tortura: dolor o sufrimientos graves, físicos o mentales, causados intencionadamente a una persona que el acusado tenía bajo su custodia o control.
Persecuciónde un grupo o colectividad con identidad propia por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género o por otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional, en conexión con cualquier crimen comprendido en el Estatuto.
Desaparición o detención forzada de personasdetención o secuestro de personas por un Estado o una organización política, o con su autorización, consentimiento o aquiescencia, junto con la negativa a reconocer dicha privación de libertad, o a proporcionar información sobre la suerte que han corrido los desaparecidos o detenidos, con la intención de privarlos de la protección de la ley durante un largo periodo.
Otros actos inhumanos: de carácter similar, que causen intencionadamente grandes sufrimientos o atenten contra la integridad física o la salud mental o física, como no proveer a la población de atención medica, y sanitaria adecuada.
Cualquiera de estas condiciones aplica.  Y además tienen “condición de un hecho delictivo que no puede ampararse en su invalidez por el paso del tiempo”. O sea que son  imprescriptibles.
Aviso a navegantes incultos: por eso es que hay que informarse, no sea que…





No hay comentarios: