jueves, 15 de septiembre de 2016

Guía breve para entender el ultimátum del Mercosur a Venezuela

 

Por Mariano de Alba
PRODAVINCI
 | 14 de septiembre, 2016
Fotografía de AFP
Fotografía de AFP
Luego de varias semanas de desacuerdo entre los cuatro países fundadores del Mercosur, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay finalmente han convenido qué hacer con la presidencia temporal de la organización. Los países fundadores acordaron que la presidencia sea ejercida temporalmente por una comisión de coordinadores representantes de cada uno de sus países, mientras se le da una nueva oportunidad a Venezuela hasta el próximo 1 de diciembre para que cumpla con las obligaciones que asumió al momento de ingresar al mercado común.
¿Qué decidieron los países fundadores del Mercosur?
Tal y como habíamos explicado aquí en Prodavinci, a pesar de la insistencia del gobierno venezolano de que supuestamente ya se encontraba detentando la presidencia temporal de Mercosur, en realidad la misma se encontraba en una situación de vacancia y parálisis vista la oposición mantenida por Argentina, Brasil y Paraguay. El único país que continuaba siendo partidario de que se traspasara la presidencia a Venezuela era Uruguay.
El día 13 de septiembre de 2016, se conoció que los cancilleres de los países fundadores del Mercosur firmaron una “Declaración Conjunta Relativa al Funcionamiento del Mercosur y al Protocolo de Adhesión de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur”, logrando entonces el consenso requerido para tomar una decisión sobre la presidencia temporal.
Sin embargo, es importante destacar que el comunicado de prensa que anuncia la firma de la Declaración Conjunta señala que “la no objeción de ninguno de los Estados signatarios permitió lograr el consenso en torno a la presente Declaración”, dejando entrever así que Uruguay no votó a favor de la Declaración Conjunta, sino que únicamente decidió no oponerse a lo propuesto por Argentina, Brasil y Paraguay para permitir la resolución de la crisis.
En la Declaración Conjunta, los países fundadores de Mercosur se concentran en el hecho de que Venezuela no ha terminado de adoptar toda la normativa emanada desde Mercosur en su legislación interna, tal y como lo exige el marco jurídico del Mercosur. Es entonces a partir del reconocimiento de este incumplimiento —visto que Venezuela debía haber adoptado la normativa a más tardar el 12 de agosto de 2016— que los países fundadores deciden otorgar un plazo complementario para que Venezuela cumpla con su Protocolo de Adhesión y termine por incorporar las normas dictadas por el Mercosur a la legislación venezolana.
¿Y la presidencia temporal?
Aunque en principio le correspondía a Venezuela asumir la presidencia temporal a finales del mes de junio, el traspaso en realidad nunca se concretó por el rechazo de los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay. Por ende, estaba pendiente resolver este asunto porque la presidencia temporal no podía continuar vacante ya que facilita el funcionamiento del mercado común y la coordinación de las negociaciones con otros países, como el proceso que adelanta en estos momentos Mercosur con la Unión Europea para concluir un tratado de libre comercio.
mariano de alba-1Considerando el acuerdo alcanzado por los países fundadores, el canciller de Brasil ha declarado que la Declaración Conjunta suponeque la presidencia temporal “será ejercida por medio de una comisión coordinadora formada por un representante de cada uno de los países fundadores”.
Este consenso confirma entonces que Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay han terminado decantándose por la fórmula propuesta por el gobierno brasileño, quién fue el primer país en manifestar que visto que Venezuela no había adoptado la normativa en el plazo previsto en su Protocolo de Adhesión, entonces no podía ejercer la presidencia de la organización.
Por ende, es muy probable que las reuniones del Mercosur continúen siendo realizadas en Montevideo —donde se encuentra la sede administrativa del mercado común—  y sea la comisión de coordinadores representantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay los que se encarguen de la presidencia temporal y continúen adelantando las negociaciones con la Unión Europea.
¿Qué implicaciones tiene esta decisión para Venezuela?
Aunque el comunicado que anuncia la adopción de la Declaración Conjunta no lo dice expresamente, según lo anunciado por el canciller de Brasil, si Venezuela no termina de adoptar la normativa emanada del Mercosur para el 1 de diciembre, el país sería suspendido como miembro pleno de la organización, volviendo probablemente a su condición de miembro asociado, como es el caso actual de Colombia, Chile, Bolivia y Ecuador, entre otros.
Todavía no está claro de qué forma se concretaría esta suspensión pues aunque el Protocolo de Adhesión de Venezuela efectivamente establece la obligación de adoptar la normativa, no prevé expresamente que la falta de adopción supone la suspensión. También hay que destacar que Venezuela no es el único país del mercado común que tiene pendiente la adopción de normas, lo que debilita el argumento de que se puede proceder a la suspensión por este motivo.
Según un estudio de las cancillerías de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, Venezuela todavía debe aprobar aproximadamente 300 normas emanadas del Mercosur, adecuando su legislación interna. Particularmente destacable entre estas normas se encuentra el Protocolo de Asunción sobre Compromiso con la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de Mercosur, el cual para poder ser adoptado por la legislación venezolana, necesitaría ser aprobado por la Asamblea Nacional, actualmente con mayoría opositora, desconocida por el gobierno y cuyos actos el Tribunal Supremo de Justicia ha declarado como nulos.
Esto deja entrever que será muy difícil que de aquí a diciembre Venezuela termine de adoptar la normativa pendiente.
Si bien está por verse la reacción del gobierno venezolano ante la Declaración Conjunta adoptada por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, no es totalmente descartable que ahora el propio gobierno venezolano decida abandonar el mercado común. En caso de que no lo haga, habrá que ver si la suspensión llega a concretarse sólo como consecuencia de la falta de adopción de la normativa o si para el mes de diciembre el estado de la democracia se ha continuado deteriorando de tal manera que el gobierno de Uruguay termine por apoya la propuesta de Paraguay de aplicar el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el Mercosur, el cual sí prevé la posibilidad de suspender a un país de su condición de miembro de la organización.

No hay comentarios: