domingo, 3 de julio de 2016

Desde el puente Oswaldo Álvarez Paz

 

DESDE EL PUENTE

Oswaldo Álvarez Pa
z



EL INFIERNO DE LA INCERTIDUMBRE

El país atraviesa una etapa de incertidumbre total. Nadie sabe, con
propiedad, que está pasando y mucho menos la naturaleza del desenlace
y la época en la que sucederá. La esperanza fundamental de la mayoría
absoluta de los venezolanos ha estado en la realización del referéndum
revocatorio este año. Mecanismo constitucional apropiado para
destituir a Maduro e iniciar el anhelado cambio de régimen que se
necesita. Lamentablemente, para el día de hoy a esta hora, el tema
está empapado de incertidumbres. Honestamente no sabemos si será
posible realizarlo este año y ahora hasta parece que puede ser
cancelado por decisiones del CNE y de la Sala Constitucional del TSJ.
La posición de la dirigencia opositora atrincherada en la MUD ha sido
clara y determinante en la lucha por el revocatorio. Lo que no sabemos
es cuál sería la reacción ante las maniobras del régimen que hemos
señalado. Ya se fue medio año, seis meses y seguimos en lo mismo, a
pesar del enorme respaldo popular que la gente está dando a la
oposición.

A mediados de año aún no tenemos la certeza de las elecciones de
gobernadores y diputados a los consejos legislativos regionales. En
todos los Estados se multiplican los aspirantes a cada uno de los
cargos a elegir. No sabemos si serán este año o cuándo. Tampoco hemos
medido las consecuencias dentro de cada partido y en general en la
población activa, si estos procesos cabalgan simultáneamente con un
revocatorio para este año o principios del próximo. Más incertidumbre.

En algo está fallando la información relativa a la OEA y el proceso
relativo a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. En
líneas generales sabemos que el régimen sufrió una seria derrota, que
la canciller hizo un ridículo histórico junto al embajador venezolano,
que la autoridad y prestigio de Luis Almagro están fortalecidos y
Venezuela en observación del continente y el mundo. Pero… ¿Y?

Pudiéramos continuar pero siento que es innecesario. Los problemas del
ciudadano común se agravan día a día. Todo camina para peor. No se ven
soluciones por ninguna parte. Entonces se llega a un punto delicado.
Muchos ponen sus esperanzas en las fuerzas armadas. Una salida
militar-militar, cívico-militar o de cualquier naturaleza que ponga un
mínimo de orden en este despelote, que respete y haga respetar la
Constitución y un ordenamiento jurídico que necesita ser reformulado y
se rodee de los mejores compatriotas para resolver los problemas. Este
tema se aborda en la calle como respuesta a la incertidumbre. Atención
a la Alianza Nacional Constituyente.

Lunes, 4 de julio de 2016

oalvarezpaz@gmail.com

@osalpaz
http://alvarezpaz.blogspot.com/

No hay comentarios: