sábado, 12 de marzo de 2016

LUIS MANUEL AGUANA Una Ley de Referendos contra la Corrupción en el CNE


“Autosuicidio” en Primavera
Por Luis Manuel Aguana

De entrada me sorprendió positivamente que la Asamblea Nacional estuviera cocinando una Ley de Referendos para enfrentar las perversas normativas del CNE en relación a la convocatoria de los Referendos Revocatorios y de otros tipos que establece la Constitución. Hacía falta. El CNE había venido haciendo de la suyas para evitar que fueran destituidos funcionarios que por sus actuaciones, no solo merecen ser revocados sino que se han convertido en tóxicos para el bien de la Nación.

Pero una cosa es que haga falta un Ley de Referendos y otra muy diferente que la Asamblea Nacional se haya “fusilado” la actual normativa, y sin ningún cambio sustantivo cercene el espíritu establecido en la Constitución de que la iniciativa popular constituyente sea conducida por el propio detentador de la soberanía. De nuevo, el Poder Constituido tratando de establecerle pautas al Poder Constituyente Originario, pero esta vez por parte de la oposición oficial.

La normativa actual del CNE y ahora el Proyecto de Ley de Referendos aprobado en primera discusión (http://www.asambleanacional.gob.ve//uploads/botones/bot_e1e24955f3d466bee7c5b4b27a039d061dea8462.pdf) insisten en ponerle limites a un derecho ciudadano,  estableciendo lugares y días predeterminados para las manifestaciones de voluntad, con la utilización de captahuellas e incluso “pedirle permiso” a un Poder Constituido (CNE) para ejercer nuestra soberanía. Eso es inaceptable. Pareciera que esa ley fue escrita por la fracción del régimen en la Asamblea Nacional.

Ya me parecía extraña una Ley de Referendos “express” donde lo que hicieron fue copiarse la normativa fatídica del CNE,  y adecuarla a los propósitos de la oposición oficial, sin un estudio concienzudo de un tema de significativa relevancia para el país. 

¿Porque allí nadie se le ocurrió que de forma permanente, a la mitad de cualquier periodo de funcionarios de elección popular, se abra un “lapso de revocatorio” donde se establezca un tiempo –un mes por ejemplo- durante el cual cualquier ciudadano puede concurrir a SU centro electoral –aquí y en el exterior- donde se voto por dicho funcionario, se identifique, y SOLO CON SU CEDULA DE IDENTIDAD, que es el único requisito para votar en este país, indique que lo desea revocar?

Y si en ese mismo periodo de tiempo se alcanza el número de manifestaciones mínimas establecidas, se proceda a la convocatoria de un proceso revocatorio, semejante a un proceso electoral, y con las mismas garantías para los electores y el funcionario en cuestión, se proceda a ese Referendo Revocatorio en los mismos centros. ¿Por qué ponerlo complicado limitando nuestros derechos ciudadanos? El CNE perfectamente puede definir centros permanentes para hacer eso en todo el país. Si pueden comprar maquinas en contratos multimillonarios no creo que les sea problema mantener centros clave para eso de manera permanente.

Se dejó una norma que ahora no es de “ellos” -el gobierno- sino “nuestra” -la oposición oficial- pero que no beneficia a los ciudadanos que padecemos los desmanes de los funcionarios, que una vez que se hacen con un cargo de elección popular piensan que son dueños de la gente y sus recursos, sino a favor de los partidos que llevan a esos funcionarios. 

En una pasada nota reclame la necesidad de esa ley si se le quería solicitar el Revocatorio al Ilegitimo (ver Revocatorio y Constituyente en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/01/revocatorio-y-constituyente.html). Sin embargo no se entendió o no se quiso entender. Pareciera que con esta estratagema se le está haciendo un saludo a la bandera para decir que se cubrió el extremo de una ley necesaria pero con una consecuencia maliciosa: se le está poniendo una regulación a quienes intentemos a través de la vía del Poder Originario convocar al pueblo para discutir el país en una Asamblea Nacional Constituyente, ya que se pasa por la misma normativa a  los referendos y a la iniciativa popular para convocar al Constituyente. Y ambos enfoques son completamente diferentes.

Una cosa es que se regule la convocatoria de referendos e iniciativa constituyente de parte de los Poderes Constituidos y otra muy distinta es que se lo haga al depositario de la Soberanía. Indicaba en esa nota que esa ley debía regular la convocatoria por parte del mismo soberano con el 15% del Registro Civil y Electoral pero debería protegerse para que el MISMO soberano regulara su propia convocatoria porque el poder del Soberano está por encima de los Poderes Constituidos. Y es sumamente sospechosa esa jugada ya que mata con una sola piedra dos obstáculos importantes para las aspiraciones de poder de un grupo perfectamente identificado en la Asamblea Nacional.

Capriles ya está en la calle está reclutando voluntarios y adeptos sin que esa normativa exista todavía como ley de la República. Y es sospechoso porque de acuerdo a la nueva Ley de Referendos el CNE decide cuando y donde se recogen, y además usando captahuellas, exactamente igual que lo hace la normativa actual (con algunos días adicionales). Parecería que el gobierno está actuando a través de la oposición oficial para imponer un gatopardismo de cambio para que nada cambie.

Volvemos de nuevo a la jugada necia de usar lo mismo que hace el gobierno pero a favor de la oposición, en detrimento de los ciudadanos. En la política debería existir un poco más de ética en el desempeño de algunos liderazgos políticos. ¿No les parece que sería de un comportamiento ético innegable que Henrique Capriles se guardara sus aspiraciones hasta tanto aquellos dirigentes presidenciables –Leopoldo, Ledezma, Rosales- que están presos recuperen su libertad y puedan competir con él en igualdad de condiciones?

Una Asamblea Nacional cuya “primera fracción” está dominada por el partido de Capriles estaría utilizando esa “ventaja” que le está dando el hecho que la “competencia” esta presa para aprobar una ley que asegure –en el mejor de los casos- que solo habrá un competidor en la arena después de revocado el Ilegitimo, y además que se les haga muy cuesta arriba a los ciudadanos convocar a una Asamblea Nacional Constituyente por Iniciativa Popular, no solo para liberar a los presos políticos sino para establecer nuevas reglas de juego en todo el sistema.

Les hago un llamado a todos los Diputados de la oposición de la Asamblea Nacional -no a sus partidos- acerca de cuáles pueden ser las consecuencias de aprobar esa Ley de Referendos en los términos que están planteados en la primera discusión. Nos estamos jugando al país y creo que sus partidos lo están sacrificando en el altar de las  aspiraciones mezquinas de sus dirigentes. Con esa Ley aprobada en los mismos términos de la actual normativa del CNE, Maduro no solo ganará ese Revocatorio sino que posiblemente entierren USTEDES MISMOS la última posibilidad de la democracia en Venezuela, paradójicamente de las manos de una mayoría calificada que el mismo pueblo, hastiado del régimen, les dio el 6D-2015. Como diría un ex Presidente de la democracia, todo un “autosuicidio” en Primavera…

Caracas, 12 de Marzo de 2016

Twitter:@laguana

No hay comentarios: