viernes, 4 de marzo de 2016

LUIS MANUEL AGUANA La Constituyente, la última frontera

  Luis Manuel Aguana

Luego de varias semanas de una interminable espera ya decidieron. La MUD informo finalmente a los venezolanos que estratégicamente no se conformarán con un solo mecanismo sino con todos ellos para terminar constitucionalmente con el régimen del Ilegitimo (ver http://sumarium.com/en-las-proximas-horas-la-mud-podria-dar-a-conocer-el-mecanismo-para-salir-de-maduro/). Me satisface que hayan tomado la decisión que había sugerido en mi nota pasada (ver Que las intenten todas http://ticsddhh.blogspot.com/2016/02/que-las-intenten-todas.html), ya que era de verdad una tontería no hacerlo porque no eran de ninguna manera excluyentes.

Sin embargo llama la atención que el Coordinador de la MUD, Jesús Torrealba, dejara condicionada la aplicación de la solución constituyente solo “si el oficialismo intenta obstruir estos mecanismos constitucionales”, cosa que todos sabemos que  indefectiblemente hará.

Aun así, la decisión es un avance importante y hay que reconocerlo. Pareciera que poco a poco en la MUD les va cayendo la locha que no hay que perder más el tiempo en discusiones estériles y comenzar ya a trabajar quienes estamos proponiendo alternativas concretas para la sustitución constitucional del régimen. Aquí no se trata de un concurso necio de ver quien tiene la razón. Es país es una bomba de tiempo que Maduro quiere que estalle a su conveniencia irresponsable y no se le puede permitir. 

Sin conocer la base estratégica de la MUD en la Asamblea Nacional, estimo que ya se debe estar trabajando en la legislación que sustituya a las obscenas resoluciones del CNE que regulan la materia de Revocatorios: la Resolución No. 020702-036 del 7 de Febrero de 2007 y la No. 020327-341 del 27 de Marzo de 2007, ambas inconstitucionales y perjudiciales para convocar referendos revocatorios o cualquier cosa que requiera de la consulta del pueblo. Sería necio (ojo Capriles) por decir lo menos, trabajar para solicitar un referendo revocatorio sin resolver esa realidad antes. Así que los que invocan esa solución, en lugar de andar gritándole a la gente en las calles de todo el país que un revocatorio resuelve esto, empiecen por el principio aprobando una Ley de Referendos.

Por otro lado, constitucionalmente habría que sacar en ese Revocatorio al menos un voto más de lo que sacó Maduro en el 2013 para destituirlo. Semejante esfuerzo no tiene ningún sentido si puedes hacer más con mucho menos que es la convocatoria del soberano con el 15% del electorado para la convocatoria del constituyente. Pero bueno, ese tema ya lo hemos analizado antes en este blog. Lo importante ES QUE LO INTENTEN que ya es bastante.

Ahora bien, si ya conocemos cual será la respuesta del régimen (siempre me he preguntado, incluso desde la  época de Chávez,  porque la oposición oficial siempre tropieza con la misma piedra, ya que el gobierno todo el tiempo dice lo que van a hacer, como acaba de afirmar Diosdado en estos días indicando que lo bloquearían todo), entonces ¿por qué esa persistencia absurda de decir “si nos trancan vamos a una constituyente”? ¿Es que creen que no lo harán? ¡Hay que ir y punto! Pero ese no es el proceder de nuestra oposición oficial.

Entonces la constituyente será la última frontera, y cuando el régimen ya le haya dado todas las patadas que quiera a nuestras propuestas para conducir un cambio de manera pacífica y constitucional, con sus pateadores oficiales del TSJ, entonces se le dirá a un país destruido y exangüe que ahora si iremos a una constituyente. ¿Por qué será que no quieren ahorrarnos ese calvario?

Sin embargo, se ha hecho poca discusión en relación a las dos modalidades establecidas en la constitución.  ¿Y porque digo dos y no cuatro que son las que se enumeran en el Artículo 348? Porque una modalidad deviene de la Constituyente convocada por los poderes constituidos (por algunos llamada constituyente derivada, precisamente de los poderes constituidos), y la Constituyente por iniciativa popular, la del dueño de la soberanía. Y esa la llamamos Originaria porque proviene del depositario de la soberanía. Menuda diferencia, no? Una cosa es que la convoque el dueño directamente -Originaria- y otra que la convoquen los poderes delegados por el dueño en segundo grado.

Ahora bien, el caso que ha sonado es la posibilidad de la convocatoria constituyente por parte de la Asamblea Nacional, uno de los poderes constituidos. Esto se daría en el caso de existir los 2/3 de sus integrantes, cosa que el régimen se ocupado de retrasar o al menos poner en tela de juicio con los diputados de Amazonas. Esa estrategia hasta ahora ha sido exitosa con lo cual esperar que esa opción resuelva el problema genera una nueva incertidumbre.

La opción que un grupo de ciudadanos hemos impulsado es la convocatoria Constituyente por parte del dueño de la soberanía, esto es la iniciativa popular constituyente. Esta convocatoria no tiene obstáculo alguno, las reglas no las ponen los poderes constituidos y su efecto es mandatorio para todos. Si recogemos el 15% de las firmas del Registro Electoral tenemos el derecho de convocar al Constituyente y proceder a elegir a sus representantes de acuerdo a las reglas que ese mismo pueblo ordene con su iniciativa. ¿Y porque eso no se ha hecho hasta ahora? Buena pregunta. Los ciudadanos tenemos la palabra.

Chávez consultó al poder del pueblo basado en una sentencia de la antigua Corte Suprema de Justicia, e invocando a ese mismo poder para decidir su destino, y convocó y eligió a una constituyente EN MENOS DE 6 MESES, pasándole por encima a la Constitución de 1961 en el proceso. 

En los primeros días de agosto de 1999, el Presidente de la República estaba poniendo a la orden su cargo a la Asamblea Nacional Constituyente. Ahora pregunto yo, ¿cómo si ahora la vaina está en la Constitución, y existen no una sino cuatro maneras de convocar al constituyente con una precisa norma constitucional que dice que podemos convocarlo con el 15% del Registro Electoral, todavía hay gente que salga y diga que una constituyente dura año y medio? ¿Será que nos creen estúpidos? A lo sumo durará lo mismo en convocarla y elegirla si se tienen todos los elementos a favor (120 días), así como la designación por parte de esta Asamblea Nacional Constituyente de un gobierno de transición mientras se decide un nuevo Pacto Social que se traduzca en una nueva Constitución. Entonces definitivamente hay gente interesada que se de una cosa u otra y no precisamente a favor de los pendejos que somos nosotros.

Por eso creo, y se los digo sin la pasión muy propia de estos tiempos, una Constituyente ahora es la última frontera pero DE LOS CIUDADANOS. Ya basta de creer que otros arreglarán lo que nos corresponde a nosotros. Ya basta de esperar que alguien descienda de sus intereses grupales o políticos para que dejemos de sufrir. Esa no existe. Solo existe el poder que nos da el ser ciudadanos de un país con una constitución que dice claramente que somos dueños de nuestra soberanía. Convoquémonos y decidamos entonces...

Caracas, 4 de Marzo de 2016

Twitter:@laguana

No hay comentarios: