lunes, 25 de enero de 2016

EL CUENTO DEL GALLO NEGRO Y LOS POSIBLES CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA YA SIN EL PROBLEMA DE NICOLÁS MADURO

Renuncia y Constituyente
Por Luis Manuel Aguana

Ya Henry Ramos Allup habla como candidato presidencial. Ofrece, da pautas, dice que confíen que todo se resolverá (ver http://www.el-nacional.com/politica/Ramos-Allup-gobierno-agonica-terminal_0_780521975.html). En lo personal lo prefiero a el que a Henrique Capriles. Es un político corrido, el gallo negro del cuento que me echara hace poco otro experimentado político y amigo estimado:

Un hombre llega limpio a Caracas, solo con 100 bolívares en el bolsillo y se acuerda de un amigo que tiene una gallera en Catia. Llega hasta allá y le pide al amigo que le recomiende un gallo bueno para apostarle los únicos 100 bolívares que tiene. El amigo recomienda: apuéstale al gallo rojo. Confiado pone sus realitos allí y con sorpresa terrorífica ve que el gallo negro, el contrincante, descuartiza al gallo rojo en pelea relancina. Molesto se acerca a su amigo reclamándole su recomendación, a lo que el amigo responde: tú me pediste que te dijera de un gallo bueno, pues ese era el bueno. Si me hubieras pedido por el hijo e’ p... y c... e’ madre, pues ese es el negro... 

Lamentablemente el problema de Venezuela no es de gallos. Si lo fuera, la cosa sería mucho más simple de resolver. Y lo aterrador es que la gente cree que lo es porque eso es lo que vende este liderazgo irresponsable. La desesperación no es buena consejera, y aunque nos encontremos en momentos desesperados debemos pensar con claridad. Veamos por qué.

Ya al parecer las fuerzas políticas que acompañan al gobierno se van acercando por aproximaciones sucesivas a la conclusión obvia, pero difícil para ellos, que el problema es Maduro y que será necesario para su supervivencia que el Ilegitimo se vaya. Esto pasará obviamente por la consabida intermediación de los factores que siempre han negociado con el régimen desde la oposición oficial.

A ambos -oposición oficial y régimen - les es muy conveniente. A la oposición porque viven de lo electoral y en este momento sería ideal para quienes manejan la MUD porque dejarían fuera del juego candidatural aquellos lideres considerados “radicales”: Leopoldo, Ledezma y María Corina. Hoy mismo leí el rumor de negociaciones de una posible amnistía aceptada por el régimen pero sin la libertad de Leopoldo López. Apartando que sería una canallada de la oposición oficial aceptar eso, lo harían a sabiendas que López estaría fuera de una carrera presidencial en la cual ningún líder opositor, incluyendo al mismo Ramos, tendría chance si Leopoldo participa.

Estando Henry Ramos Allup en la cresta de la ola y Henrique Capriles con PJ todavía considerándose el candidato eterno, esas serian las primeras opciones opositoras para unas elecciones en 30 días. Por el lado del régimen, estarían viendo la posibilidad de no perder el chivo y el mecate lanzando a la hija de Chávez o a Diosdado Cabello, o cualquiera que mejor  garantice el legado del Galáctico.

La sustitución del Poder Ejecutivo es absolutamente necesaria pero no es suficiente. Es parte de la solución, pero no es la solución. Es necesaria porque esta trabando una solución política en el país. Lo sabe Diosdado, el PSUV, las Fuerzas Armadas con sus narcosoles incluídos, lo sabe todo el mundo.

En  una nueva elección ocasionada por la renuncia del Ilegitimo, los venezolanos pondrían su mayor esperanza para salir de los problemas con un nuevo gallo, quien posiblemente sea el opositor, dándole muy probablemente la confianza a la MUD para salir de los problemas, castigando de nuevo y más contundentemente que el 6D el desastre de Maduro y sus ladrones. Hasta allí todo muy bien.

Pero somos como somos, no lo podemos evitar. Esperamos que todas las cosas se arreglen por arte de magia solo porque salimos del castro-chavismo-madurismo. Pero harán falta muchísimos años y esfuerzos para construir lo que el régimen destruyó, y muy pronto estaría la oposición oficial haciendo aguas en el gobierno, porque nadie se imagina hasta que no está mandando la profundidad del hueco donde está metido. Los nuevos gobernantes opositores aplicaran las recetas conocidas a una estructura que no aguanta más, como no lo aguantaba en 1998, y que ahora está peor. Y todo el mundo pedirá porque así son las cosas en Venezuela.

Los Estados estarán tan o más quebrados que ahora, nunca se les dio más que una miseria de lo que ellos producían, y con un nuevo gobierno eso no cambiara. Y no podrá cambiar porque las estructuras están hechas así. Las instituciones estarán tan o más  quebradas que ahora, y un país en ruinas -opositores y chavistas- exigirá respuestas que una oposición en el gobierno TAMPOCO estará en la posición de dar PORQUE EL PROBLEMA NO ES CAMBIAR AL GOBIERNO SINO LA MANERA DE HACER LAS COSAS EN VENEZUELA PORQUE ESTO QUE TENEMOS ES INVIABLE.

Y así vendrá otro gobierno y posiblemente otro más, y se enriquecerán los que administren lo poco que quede. Y en ese contexto no se extrañen que regresen al poder otra vez aquellos que estamos sacando ahora, con el argumento que ellos tenían razón porque “la democracia” no arregló el desastre (¿quién podría?). Luego que Nicaragua salió de los comunistas con Violeta Chamorro, pocos años después, por causa de un gobierno corrupto de la “democracia”, regresó triunfante Daniel Ortega.

Algunos dirán ¿pero qué es lo que quiere este loco? Bueno, lo que quiero es que la gente no confunda un nuevo gobierno con un nuevo estado de cosas. Que el regreso de quienes gobernaron antes (y que además fueron responsables del fenómeno Chávez en la historia de Venezuela) no significa que necesariamente las cosas vayan a ir mejor. Que el cambio de la tripulación, si bien es un buen paso hacia adelante, no sirve para nada si no llevamos entre todos el barco al astillero y le hacemos las reparaciones mayores y estructurales (ver mi nota anterior en http://ticsddhh.blogspot.com/2016/01/la-tragedia-de-un-barco-que-se-hunde.html) que se requieren para nuestro despegue futuro sin petróleo. Que es necesario un cambio PROFUNDO de la institucionalidad del país y un reordenamiento político y constitucional de Venezuela, y eso es lo que hemos descrito en el Proyecto País Venezuela (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/).

Entonces, no solo hace falta cambiar al régimen -y si Maduro renuncia MEJOR-, pero eso de ninguna manera resuelve el estado de enfrentamiento social del país ni discutiremos con eso la Venezuela que tenemos que construir para el futuro.

Si no hacemos una Constituyente que le de una nueva estructura al barco después de la salida del Ilegitimo - en caso de que se dé- y lo construyamos entre todos de una manera reconciliada y en paz generando un NUEVO PACTO SOCIAL, lo que viene luego será peor, y perderemos otra generación. Así pues que seguiremos trabajando en pos de esa solución incluyente así renuncie el Ilegitimo, hasta que más temprano que tarde los venezolanos entiendan que los gallos no son la solución, por más negros que sean...

Caracas, 25 de Enero de 2016

Twitter:@laguana

No hay comentarios: