jueves, 17 de diciembre de 2015

EDUARDO COLMENARES FINOL: Yo, votante de la MUD, declaro

                        

Quienes creían que nosotros, el pueblo venezolano, se sometería sin remedio a un gobierno populista y comunista apoyado desde un estado hegemónico, se sorprendieron ante los resultados electorales del 6D. Maduro y Cabello, verdaderos engendros de la anti política en su fase más vulgar, despertaron en nosotros los ciudadanos, la cultura democrática del voto castigo ante su desastrosa gestión de gobierno, heredada del finado comandante, condenado hoy a la eternidad del fracaso histórico. Pero todavía se requiere de acciones coordinadas desde una Asamblea que ha recibido un legado histórico, como es rescatar al país de esta pesadilla para poder afirmar el futuro de una verdadera PATRIA SOBERANA, fundada sobre valores democráticos de libertad, justicia e igualdad, dentro del pluralismo político.
Empecemos por afirmar que hemos sido nosotros, desde la sociedad civil, los que le hemos dado un mandato a los hoy diputados de la MUD para corregir el rumbo que nos conduzca en esa dirección. Los que votamos lo hicimos buscando un cambio, sin mostrar preferencias particulares por algunos de los partidos políticos que conforman la MUD y que han prestado su valioso apoyo para conquistar este triunfo. La mayoría de nosotros los votantes, le dimos el voto a la MUD sin saber el nombre del diputado nominal que resultó electo. Por lo tanto, mantener la UNIDAD de la oposición por encima de los partidos o de cualquier diferencia ideológica o personal es una condición que IMPONEMOS  sobre los hoy electos diputados. Entendemos que en ese núcleo deben existir reglas de debate para alcanzar los consensos necesarios para lograr los objetivos que queremos y de ser así, nosotros nos mantendremos firmes y unidos en nuestro apoyo irrestricto a esas decisiones, aun en el caso de que éstas puedan no ser compartirlas  a nivel personal. Como votante espero que se mantengan unidos en espíritu y propósitos, por tanto, ninguno debe aceptar las ofertas, tan frecuentes en el PSUV, para comprar su conciencia, que nos pertenece a nosotros quienes los hemos elegido. Acuérdese del destino de los traidores del pasado, hoy relegados a vivir el escarnio público y la vergüenza de saber que, cual Judas, han vendido su propia conciencia. En ese entorno nosotros no aceptaremos voces agoreras, promocionadas desde el chavismo, para quebrar la unidad alrededor de la MUD.
Como era de esperar, dentro de la mediocridad política, ética e intelectual de Maduro y Cabello, de no saber perder y no saber  rectificar, el tan deseado  dialogo para corregir el rumbo queda descartado por ellos como opción. Ellos evaden su responsabilidad en el fracaso, al  achacarlo a teorías de conspiración por parte de la oposición, o de “la burguesía de la ultraderecha apátrida contrarrevolucionaria vendida al imperio”. Las opciones que quedan abiertas para cumplir con el mandato de los más de 7.700.000 votos que exigen un cambio de rumbo va ser entonces la salida constitucional de Maduro del poder, auspiciada desde la Asamblea Nacional ejerciendo la mayoría calificada. Para lograr tal fin tenemos un lapso determinado por la constitución que es el año 2016, ya que a partir del 10 de Enero del 2017, la falta permanente de Maduro debe ser llenada por el vicepresidente de turno. Resulta obvio suponer que la estrategia del PSUV es mantenerse en el poder de cualquier forma hasta el 10 de Enero del 2017.  La oposición debe plantear una agenda legislativa bien concebida dirigida a dar repuesta a los problemas más agobiantes del venezolano que incluya además, la promulgación de una amnistía y la recuperación del TSJ, de los órganos del Poder Ciudadano y del Poder Electoral, representado por el CNE. Ante  la negación del chavismo a aceptar estas iniciativas quedará demostrado que no hay pacto posible, sino es su salida del gobierno.
Está claro que Maduro y Cabello han quedado muy debilitados después del 6D. El PSUV, a su vez, debe estar a punto de ebullición, sin rumbo y liderazgo, bajo la presión de una cacería interna de brujas buscando culpables. No cuentan además, con el soporte incondicional de las FAN, como quedó demostrado el 6D. Cuentan con un  apoyo internacional muy menguado, con solo sus aliados del ALBA y algunos pocos socios de MERCOSUR. Y quizás su peor condición, es no poder contar en el 2016 con divisas, llámense US$, para comprar productos básicos para alimentar y garantizar la salud del venezolano y cuyo monto seguramente no llegará a cubrir el pago de la deuda externa de ese año. Es así como Maduro solo cuelga de un hilo constitucional muy tenue, del que también se sostiene otro que le compite en impopularidad como es  Diosdado Cabello. Demasiado peso para tan delgada cuerda.
Las condiciones están dadas para lograr el cambio de rumbo si Uds. desde la Asamblea actúan con unidad, astucia y decisión, con el poder que les otorga de la mayoría calificada que hemos puesto en sus manos. Este cambio de rumbo se puede concretar por varias vías: Una sería la renuncia de Maduro cuando se obligue al gobierno a cumplir con las normas y procedimientos de control de gestión  ejercido desde la Asamblea y cuando salgan a la luz pública el cumulo de delitos de peculado y la pésima administración del régimen. Esta opción estaría sujeta a la voluntad de Maduro y solo se logra mediante una negociación, o bajo mucha presión externa. La segunda seria convocar a un revocatorio de su mandato con el 20% de las firmas (casi 4.000.000 de firmas) de los electores del REP (Art 72), lo cual resultaría bastante engorroso y comprometido en el tiempo.
Por último, una que no estaría restringida en el tiempo, como sería  la muy sabia solución de convertir a la Asamblea recién electa en una Asamblea Nacional Constituyente (Art 348), aprobada por el electorado mediante un referéndum consultivo (Art 71) convocado por la Asamblea,  contestando la siguiente pregunta: ¿Estaría Ud. de acuerdo en aprobar con su firma, expresada mediante este voto, para que la Asamblea Nacional nombrada el 6 de Dic del 2015 se le otorgue el carácter de Asamblea Nacional Constituyente de acuerdo a lo establecido en los Artículos 347, 348 y 349 de la constitución, incorporando a la sociedad civil en sus deliberaciones, para suscribir mediante nuevas bases LA CONSTITUCION DE RECONCILIACION NACIONAL DE NOSOTROS LOS CIUDADANOS para construir entre todos un nuevo país que transforme el Estado y que cree un nuevo ordenamiento jurídico?
EDUARDO COLMENARES F.- DIC 2015              
            



No hay comentarios: