viernes, 31 de octubre de 2014

EDUARDO FERNÁNDEZ Primer punto

Fotografía: Cristhoferson Zamora


La semana pasada,en este mismo espacio, propuse una agenda para la unidad nacional.
La semana pasada, en este mismo espacio, propuse una agenda para la unidad nacional. Estoy convencido de que los países no progresan si no tienen propósitos compartidos, objetivos comunes, consensos fundamentales.
Un país fracturado por tendencias irreconciliables que ni se reconocen ni se comunican no puede prosperar. Además, en el caso de nuestro país, Venezuela, no se trata solamente de una división política o electoral. Se trata de que los venezolanos también estamos divididos por razones sociales y económicas, entre una minoría opulenta y una mayoría empobrecida. Y por si eso no fuera suficiente, también estamos separados por barreras culturales que nos impiden comunicarnos.
El primer punto de la agenda se refiere a la cuestión política. Se trata de cancelar la cultura de la confrontación y sustituirla por una cultura del diálogo, de la cooperación y de la búsqueda de consensos que nos permitan avanzar.
Se trata de tener más y mejor democracia. Para eso, hay que retomar el camino de la descentralización, fortalecer las instancias regionales, municipales y locales de gobierno y lograr un programa efectivo de traslado de competencias a esas instancias.
Se trata de desmontar el exceso de centralismo y el exceso de presidencialismo y asegurar la eficacia de las instancias regionales, municipales y locales de gobierno.
Además, hay que recuperar la dignidad de la política, la majestad y eficacia de las instituciones y la plena vigencia del Estado de derecho.
Para que exista democracia, tiene que haber autonomía e independencia de las ramas del poder público: un gobierno que gobierne, un órgano legislativo que legisle y que controle la marcha de la administración y un órgano judicial que imparta justicia y cuya gestión merezca la confianza de todos los ciudadanos.
Pero, para que haya democracia, es indispensable que exista inclusión política, económica y social.
La democracia no puede ser un sistema de gobierno de minorías y para minorías. Tal como su nombre lo indica, y como lo definió Abraham Lincoln, la democracia tiene que ser “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.
En resumen, el primer punto de la agenda de unidad nacional es una invitación para que trabajemos unidos para lograr un objetivo, que Venezuela tenga más y mejor democracia.
Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández  
@efernandezve

No hay comentarios: