viernes, 19 de septiembre de 2014

EDUARDO FERNÁNDEZ ¿Sacudón?

Fotografía: Cristhoferson Zamora


Cuando el presidente Maduro anunció el “sacudón” tuve la ilusión de que por fin el alto Gobierno había tomado conciencia de la gravedad del momento y que tomarían las medidas adecuadas

En este mismo espacio sugerí la formación de un “gobierno nuevo”. Me refería específicamente a la necesidad de constatar la gravedad de la crisis. Venezuela está padeciendo una pentacrisis: política, económica, social, cultural y moral. Todos estamos conscientes de la gravedad de la situación menos el Gobierno.
Cuando el presidente Maduro anunció el “sacudón” tuve la ilusión de que por fin el alto Gobierno había tomado conciencia de la gravedad del momento y que tomarían las medidas adecuadas. El anuncio de los cambios, retrasado en varias oportunidades, terminó siendo el parto de los montes. 
Son tres las cosas que tendría que cambiar el Gobierno y que no lo ha hecho: debe cambiar a los cuadros que tienen quince años gobernando y que han conducido al país a esta crítica situación que estamos padeciendo, a pesar de los inmensos recursos que han despilfarrado. No se trata de moverlos de un cargo a otro para que sigan con el mismo desastre. Se trata de buscar nueva gente competente y honesta.
Además hay que cambiar las políticas que se han ensayado durante los últimos quince años y que han conducido a este fracaso tan descomunal. ¿Cuánto tiempo más y cuánto sufrimiento más se necesita para que tomen conciencia de que el modelo socialista no funciona? 
En tercer lugar, tienen que cambiar la manera de conducir al país. Desde hace quince años han sostenido una política de odio y de división. Es evidente que esa manera de gobernar no es la que más conviene al interés nacional.
John Kennedy dijo: “Usted puede ganar las elecciones con la mitad de los votos, pero no puede gobernar contra la mitad de los ciudadanos”.
El actual gobierno actúa, según el testimonio de todas las encuestas, contra el sentimiento y la opinión de la mayoría de los venezolanos. Pero no contento con eso se empeña en ofender y agredir a los líderes e integrantes de la mayoría.
Cipriano Castro llegó a Caracas en 1899 al frente de la Revolución Liberal Restauradora con una consigna que cobra absoluta vigencia en la Venezuela contemporánea: “Nuevos hombres, nuevos procedimientos, nuevos ideales”. Eso es exactamente lo que necesita el país en la coyuntura actual: “Nuevos hombres, nuevos procedimientos, nuevos ideales”.
Seguiremos conversando.

@efernandezve

No hay comentarios: