domingo, 2 de marzo de 2014

INICIATIVA DE UNA URGENTE TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA




Nos manifestamos políticamente en la actual situación nacional venezolana destacando el carácter extremo de la crisis que nos afecta y proponiendo la asunción de una inaplazable transición a la democracia.
La situación actual solo es definible en términos de tragedia; explicada, no por carencia de condiciones, recursos y capacidades nacionales, sino por el proyecto político que detenta el poder,  productor de violencia, miseria, destrucción y sumisión a factores externos.
Es nuestro criterio que ello es solo superable con su sustitución por una iniciativa transicional que permita un alto nivel de consenso a favor de una nueva base institucional para la recuperación de la democracia, el camino a la prosperidad y la honra de los ideales de justicia y estabilidad.
El régimen ha mostrado suficientes evidencias del carácter no democrático del proyecto que lo anima. Un esquema inteligente de control de las instituciones, y, con ello, un claro dominio de la vida nacional, le han permitido enmascararse como democrático. Con su control, ninguna salida electoral es posible. 
¡Resulta imperativa una transición a la democracia, mediante la interpretación apropiada de la Constitución Nacional!
Esa transición podría ser facilitada por la mediación internacional y el requerimiento, con ese apoyo, a instituciones como el Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Nacional y la Fuerza Armada Nacional, en socorro de la sufrida sociedad nacional y en defensa de sus intereses generales, afectados por el perverso esquema de polarización y exclusión del régimen. La hora nacional requiere actuaciones asertivas que reviertan el complicado cuadro nacional.
Quienes suscribimos esta declaración de naturaleza política, declaramos nuestra convicción en:
1°) la posibilidad del cambio político, con acatamiento estrictamente constitucional;
2°) la imperiosidad de una urgente reinstitucionalización del país, sobre bases y garantías plenamente democráticas y consensuales;
3°) la bondad de un apropiado esquema de unidad nacional, más allá de una estrecha unidad partidista y sus grupos asociados;
4°) la importancia de la lucha política, más allá del dañino electoralismo;
5°) la relevancia de un proceso transicional, entendido, no de cualquier manera, sino en riguroso apego al conocimiento universal en el tema; y
6°) la conveniencia de ocuparnos de la construcción de una democracia libertaria que pueda consolidarse y preservarse de regresiones, como sucedió con el promisorio ciclo democrático iniciado en 1958.

En Valencia, el 1° de marzo de 2.014:


Santiago J. Guevara García/Economista, Profesor UC, Proyecto Bicentenario
José Efraín Valderrama / Abogado constitucionalista, Consultor
Luis Alberto Urbina / Abogado, Puerto Cabello
Élida Hurtado / Líder comunal, Parroquia Rafael Urdaneta
Rafael Álvarez “El Torero”/ Luchador social, Puerto Cabello
Elpidio Ceballos, Dibujante técnico, Naguanagua
Aaron Espinoza / Psicólogo, activista derechos humanos
Julián Armas / Líder comunal, Parroquia Miguel Peña
Erwins Armario / Líder comunal Las Agüitas, Los Guayos
Ángel Ceballos, Diseñador gráfico, Naguanagua 

(Demás firmas, en depósito)


No hay comentarios: