viernes, 21 de febrero de 2014

EDDIE RAMÍREZ Piedras versus balas

EDDIE RAMÍREZ Piedras versus balas

Hablemos claro. Muchos de los que hoy se escandalizan porque algunos manifestantes lanzan piedras y destruyen unidades de transporte, ayer participaron directamente o son hijos de quienes asesinaron policías de esquina, secuestraron a ciudadanos para pedir rescate, asaltaron bancos y  quemaron autobuses en la plaza de las Tres Gracias de la Universidad Central de Venezuela y en muchos otros lugares del país.
En cualquier parte del mundo cuando los jóvenes salen a manifestar se producen hechos de violencia caracterizados por lanzar piedras a la policía,  quemar automóviles y romper vidrieras. En Francia, Italia y España es frecuente presenciar esas escenas. Quede claro que no las promuevo, ni las apruebo, sino que me limito a señalar una realidad. Desde luego esas manifestaciones son repelidas por la policía con agua y en última instancia a bastonazos, con lacrimógenas y a veces con la arremetida de agentes a caballo. El uso de armas de fuego es algo que solo se efectúa en países que no respetan los derechos humanos como en Ucrania,  Siria y desde el 2002 a la fecha en Venezuela.

En los recientes sucesos el régimen no ha aportado ninguna foto, ni video de jóvenes manifestantes disparando. Solo mostraron un caso en Guayana, donde es difícil identificar si son estudiantes o  los frecuentes enfrentamientos entre sindicalistas que se producen en la zona. Por el contrario, existe un cúmulo de evidencias visuales y testimoniales de agresiones violentas, torturas, disparos de perdigones y de  balas de alto calibre por parte de la Guardia Nacional y de los paramilitares oficialistas.  Hay evidencias de que estos grupos armados por el propio régimen son tolerados por la Guardia Nacional e incluso parten desde instalaciones militares como el CORE 2 de Valencia.
La dirigencia opositora debe cuidar sus palabras para evitar que el régimen las tergiverse a su favor. No pueden dejar un margen de duda de que los violentos son los paramilitares, mal llamados colectivos, y la Guardia Nacional. Todos debemos exigir, no el desarme de estos paramilitares, sino su disolución por ser organizaciones terroristas; que la Guardia Nacional no utilice armas de fuego para controlar a quienes tiran piedras y denunciar los horribles casos de torturas. Igualmente conminar  la libertad de todos los detenidos, entre ellos Leopoldo López a quien en última instancia pueden juzgar en libertad. Además que el régimen suspenda las medidas en contra de Fernando Gerbasi, Carlos Vechio y Antonio Rivero. A estos dos últimos los persiguen por ser dirigentes de Voluntad Popular, partido que trabaja con ahínco en la organización de la gente. El caso de Gerbasi no es solo un atropello , sino  una estupidez, ya que este distinguido Embajador es conocido mundialmente por su actividad intelectual y posición política moderada, enemiga de cualquier acción inconstitucional ¡ A marchar masivamente este sábado ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!


eddiearamirez@hotmail.com Noticiero Digital, 21-02-14

No hay comentarios: