miércoles, 26 de julio de 2017

OÍDO EN LA CHATA La calle es un río seco



Víctor José Lopez

Un ciudadano que lo necesita todo: comida, medicinas, protección del hampa, educación, distracción… En fin, todo, fue reprimido ayer por ejercer su legítimo y muy constitucional derecho a protestar. A manifestar y expresar por qué diciente, ha sido reprimido por militares que se han apropiado de todo: el petróleo, el arco minero, los bancos, los cargos públicos, los barcos, los aviones, las escuelas y las universidades.

Pero no se entrega el ciudadano, sigue impertérrito ante el poder, infatigable en su misión de lograr la Libertad, Independencia y Soberanía de una nación oprimida por grupos que cumplen órdenes malignas de jerarcas extranjeros.

Ayer la calle era un río seco.

A la inundación de patria y soberanía le falta poco.

No hay comentarios: