martes, 31 de enero de 2017

La Iglesia Católica en la mira del fundametalismo chavista

Sacerdotes católicos son asediados por su discurso contra el Gobierno

Iglesia Tumeremo
“Señores de la jerarquía eclesiástica, no todos los católicos son escuálidos, ustedes no  pueden ir a una misa como si fuesen un mitin político, no pueden, no deben hacerlo, se ve muy feo, porque provocan que alguien después en plena misa se pare y le digan cuatro cosas”, dijo el diputado Diosdado Cabello, en su programa con el Mazo Dando del miércoles 18 de enero.
Como si obedecieran una orden, un grupo de seguidores del oficialismo en Monte Piedad ingresó a la eucaristía que se celebraba en la Iglesia San Pedro Claver este domingo 29 de enero.  Su misión: mostrar el descontento con el discurso crítico de laConferencia Episcopal Venezolana (CEV), rechazar las homilías políticas del padre Ángel Tornero y pedir su cambio.
Aún no termina el mes de enero y distintos representantes de la Iglesia Católicahan sido asediados en cinco oportunidades por su disidencia política. El primero de ellos fue el Monseñor Antonio José López Castillo cuando el 17 de enero, grupos oficialistas llegaron a su residencia y con pancartas y gritos mostraron su descontento con la autoridad eclesiástica en repudio a la homilía que el obispo ofreció en la misa del 14 de enero.
Ese día el Monseñor dijo en su sermón que “la mayoría de nuestro pueblo no creemos (sic) en el comunismo socialista fracasado” y que “nosotros creemos en la democracia; por eso yo, como pastor, no callaré jamás”. Su discurso estuvo marcado por la oposición a la autoridad que hoy gobierna al país.
Estas expresiones le ganaron unas palabras del diputado Cabello el 18 de enero durante su programa televisivo y dos días después los feligreses le informaron que supuestos funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional(Sebin) se encontraban rondando la iglesia Altagracia en Barquisimeto, estado Lara.
Ese mismo 20 de enero, durante la madrugada, la Catedral de Caracas fue atacada con piedras y los delincuentes no dejaron rastro.
Los dos últimos incidentes ocurrieron este domingo 29 de enero, uno de ellos en la parroquia 23 de Enero, específicamente en la iglesia San Pedro Claver.
Testigos señalaron que casi cuando terminaba la celebración arquidiocesana, un grupo de personas llegó a las puertas del templo y gritaban consignas asociadas al oficialismo y al fallecido presidente Hugo Chávez.
Una vez que la misa terminó, cerca de 15 individuos con camisas rojas ingresaron a la iglesia, subieron al altar y tomaron “sin autorización” el micrófono. “Decían que no estaban de acuerdo con la CEV, que querían que se llevaran al padre Ángel y que su discurso político durante las homilías era inaceptable”, narró un habitante de la comunidad que se encontraba en el sitio.
Este testigo aseveró que las puertas de la iglesia fueron cerradas por los oficialistas. Efecto Cocuyo contactó con uno de los vecinos de Monte Piedad que participó en la protesta y éste dijo que no hubo tal secuestro mientras ellos daban su discurso.
“El que se quedó fue porque quiso, no obligamos a nadie a escucharnos”, dijo el manifestante. Aseveró que el padre Ángel no permitía las actividades culturalesdentro de la iglesia y que deseaban que éste cesara sus discursos políticos.
Agregó que su propósito era hacer saber al cardenal Urosa Sabina su inconformidad, pero como éste no acudió a la celebración, sino que en su lugar fue monseñor Jesús González de Zárate, decidieron actuar de igual forma.
Ramón Montezuma asegura que desde las 9:00 de la mañana las personas en contra del sacerdote vociferaban su descontento desde un parlante en el Bloque 7.  “No hubo violencia física pero sí verbal. Yo soy revolucionario de corazón, pero no estoy de acuerdo con esas conductas violentas ni que hayan tomado así un templo sagrado”, manifestó.
Después de 40 minutos “encerrados” en la iglesia de Monte Piedad, los feligreses pudieron salir sin ser agredidos.
Dos horas antes se había presentado otra situación irregular en la parroquia Claret, de Maracaibo, mientras oficiaba la misa el padre Ovidio Duarte. “Cuando estaba hablando precisamente de la doctrina social de la iglesia, hicieron acto de presencia, extrañamente, oficiales de la Policía Nacional Bolivariana e intentaron desalojar a los feligreses, creando una situación ciertamente delicada”, informó monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), quien denunció este lunes que los ataques perpetrados contra los jerarcas de la Iglesia e instituciones relacionadas en diversas partes del país durante los últimos días, no son hechos aislados sino acciones “preparadas para amedrentar a la Iglesia Católica”.
Foto referencial

No hay comentarios: