lunes, 17 de octubre de 2016

Pedro Pablo Fernández La democracia en crisis

Un médico no le consulta a los visitantes de una clínica el tratamiento de un paciente. De la misma forma hay momentos donde los hombres de Estado deben tomar decisiones aun en contra de la opinión general



Rafael Caldera al perder las elecciones con Jaime Lusinchi en 1983 dijo: “El pueblo nunca se equivoca”. Nada menos cierto, los pueblos nos equivocamos, y mucho. 

La manipulación y la emotividad son dos enemigos de la democracia. La manipulación hace que los ciudadanos tomen decisiones basadas en mentiras y la emotividad hace que lo hagan de forma irracional. 

Hace 2.000 años se presentaron a una elección Jesús de Nazaret y Barrabas. El primero hizo campaña a favor del amor y el segundo, un asesino, ganó la elección. Los mismos que recibieron a Jesús con gran jubilo a la entrada de Jerusalén, unos días después gritaban “crucifíquenlo”. Reacciones emotivas, sin racionalidad, producto de la manipulación. 

En la campaña presidencial de Estados Unidos compite un candidato impresentable, sin embargo 40% de estadounidenses quieren votar por él, por un hombre que dice que, como él es una estrella, besa y manosea a la mujer que le da la gana y a las 2 am envía un tuiter llamando a nuestra compatriota Alicia Machado “asquerosa”.

El 40% de Trump solo se explica por la pasión en contra que desatan los Clinton en parte del electorado. Privan las emociones por encima de la razón.

En referéndum popular la mayoría de los ciudadanos del Reino Unido votó por salirse de la Unión Europea. Una decisión absolutamente irracional con consecuencias desastrosas. El Tesoro Británico calcula que en los próximos 15 años, la pérdida de PIB va a estar entre 3,5% y 9,5%. 

¿Por qué votaron por salirse? Por un concepto de soberanía arcaico que despertó una añoranza de los tiempos en que Inglaterra era un gran imperio. La decisión la tomó gente muy mayor y con poco nivel educativo. Los electores de mayor formación, que entienden las consecuencias económicas que trae salirse de la UE, votaron por permanecer. Mientras 61% de los mayores de 65 años se pronunciaron en contra, 75% de los jóvenes entre 18 y 24 años votó a favor. Los viejos votaron por un futuro que los jóvenes no quieren y son estos los que sufrirán las consecuencias de esa decisión. 

Los acuerdos de paz en Colombia fueron el escenario para la manipulación. Los que estaban a favor del acuerdo plantearon las cosas en términos absolutos: si votas “si” estas con la paz y si votas “no” estás con la guerra. Por el otro lado, se vendió la idea de que si se aprobaba el acuerdo Colombia pasaría a ser una “colonia de los Castro igual que Venezuela”. Los dos planteamientos eran completamente falsos. La elección fue una competencia para ver con cual mentira se manipulaba mejor.    

El gerente de la campaña por el “no”, el exsenador Juan Carlos Vélez, luego de las elecciones dijo: “la estrategia para promover el voto negativo a los acuerdos entre el Gobierno y las Farc-EP se basó en tergiversar mensajes y dejar de explicar los acuerdos” y añadió: “En la región de la Costa se individualizó el mensaje de que Colombia se convertiría en Venezuela, y aquí el “no” ganó sin pagar un peso”. 

En los lugares donde más han sufrido los rigores de la guerra la gente voto “si”. En el municipio de Bojayá, donde se vivió una masacre porque las Farc hicieron explotar una bomba dentro de una iglesia en 2002, el “si” ganó con el 96%. 

No parece correcto que una mayoría que vive en ciudades donde la guerrilla hace mucho tiempo que no se hace sentir, le imponga una decisión a la minoría que la sufre de forma que no nos podemos imaginar. 

El electoralismo es una enfermedad de la democracia. Someter todo a consulta popular es un acto de demagogia. 

Un médico no le consulta a los visitantes de una clínica el tratamiento de un paciente. De la misma forma hay momentos donde los hombres de Estado deben tomar decisiones aun en contra de la opinión general. 

Un ejemplo de eso es Nelson Mandela que requerido por su gente a cobrar venganza contra la minoría blanca que los había reprimido tanto tiempo los enfrentó con coraje: “Ustedes me eligieron como su líder, déjenme liderar”. 

Pedro Pablo Fernández
@PedroPabloFR


Leer más en: 
http://www.ifedec.com/category/articulos/pedro-pablo-fernandez/
http://www.elmundo.com.ve/Firmas/Pedro-Pablo-Fernandez/La-democracia-en-crisis.aspx#ixzz4N54Y22Yt

No hay comentarios: