martes, 12 de julio de 2016

DECRETO DE MADURO DECLARA LA DICTADURA DE PADRINO LOPEZ



7 h
Decreto 2367, el sello de una dictadura


Naky Soto Parra


Nicolás acaba de otorgarse -junto al general Vladimir Padrino López- el poder de hacer lo que le venga en gana, justificado por la guerra económica, amparado por el decreto de emergencia económica y sosteniendo la Constitución como si se tratara de manifiesto de arbitrariedades. Al fondo un Chávez de cartón sostiene una taza de café y a su lado un muñeco de cera de Francisco De Miranda, con las cejas impecablemente depiladas, servía de justificación para la épica independentista de su más reciente resolución.
"Estamos en guerra", dijo para explicar la arista a la que le dedicó más repeticiones: tendrán el poder de dictar medidas y resoluciones "en tiempo real" en cualquier instancia, es decir, podrán expropiar, secuestrar producción, cambiar estrategias de distribución y añada lo que se le ocurra. Son poderes plenipotenciarios para un gobierno militarista que hoy se presenta como plenamente militar, porque hoy Vladimir Padrino López ha sido presentado como el otro Presidente de la Republica, como parte de la estrategia para ganar una guerra no convencional, haciendo imperativa la sumisión de todo poder civil al poder militar.
La misión Abastecimiento Seguro atenderá 3 motores: agroalimentario, farmacéutico e industrial, además de activar 6 micro-misiones que abarcan desde la producción de semillas hasta la protección de personas con enfermedades crónicas, respondiendo a 7 vértices, cada uno más fantasioso que el anterior: producción eficiente y sostenible, nuevo sistema de distribución, proceso de comercialización, procesos de costos, rendimientos y precios, consolidación de la reorganización productiva, seguridad y defensa integral e investigación y desarrollo.
Hablarle de “estar en guerra” a una población que vive en condiciones de postguerra es un insulto indisculpable, pero no supera el cínico ejercicio de negación de las decisiones que nos han llevado hasta estas circunstancias. Ninguno de los problemas que acusa Nicolás como estructurales de nuestra economía se correponde con la realidad. 
"Si queremos la paz, derrotemos la guerra económica", dijo. Una forma de afirmar que con él jamás habrá paz, que las gríngolas ideológicas pueden ser más rotundas que la realidad a la que no accede, por aislamiento o propaganda, que no se trata de un bruto sino de un irresponsable que subordina a todo el Ejecutivo al poder militar, que gesta más burocracia, que promete más represión, que arranca otro fracaso para imponer "orden y autoridad", bajo la promesa de una gobernanza económica cívico militar. Este Gobierno militarista firmó hoy su condición militar, su golpe de Estado, su dictadura.
Internacional
Ayer Barack Obama instó al Gobierno de Venezuela a acatar el Estado de derecho y la autoridad de la Asamblea Nacional, a dejar en libertad a los presos políticos y a respetar el proceso democrático, incluyendo el intento legítimo de convocar un referéndum revocatorio. Hoy Nicolás lo llamó inquisidor, asergurándole que ha cometido “el error de su vida”; mezclando sus declaraciones con la decisión de la empresa Kimberly Clark de dejar de operar en el país y la advertencia del Citibank de que en 30 días cerrará la cuenta del Banco Central de Venezuela. Nicolás cree que como él, Obama lo controla todo a placer. Tan lejos está de la noción del Estado de derecho y la democracia.
Por su parte, la canciller venezolana regresó de Uruguay sin éxitos para celebrar, sin embargo Nicolás la felicitó por la batalla librada. Sus buenas expectativas quedaron suspendidas porque los representantes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se reunieron en la cancillería uruguaya (sin Delcy) y prorrogaron la toma de una decisión hasta el próximo jueves 21 de julio, para permitir otras consultas necesarias al más alto nivel. En el Mercosur, la toma de decisiones es por consenso, una extrañeza para una militante del Psuv.
En compensación a este nuevo fracaso y las penosas declaraciones que ofreció, la canciller de Colombia, María Angela Holguín, informó que el 4 de agosto se reunirá con Delcy sin precisar dónde será el encuentro ni el objetivo del mismo pero reiterando que: “Hay que ayudar al pueblo venezolano en lo que requiera, no se nos puede olvidar que Venezuela lo único que ha hecho en décadas es ayudar y apoyar a colombianos que han encontrado en Venezuela su casa, su hogar, porque aquí no lo podían tener”.
El peor vocero
Jacqueline Faría, presidente de Movilnet, afirmó este lunes que la velocidad de Internet en Venezuela es lenta por la “democratización” del servicio, que al ser accesible y muy utilizado se ralentiza. Lástima que no mencionó que Conatel lo censura sin rendir cuentas.
Por su parte, el diputado Héctor Rodríguez afirmó que la oposición venezolana no quiere dialogar, que ellos no ponen condiciones y tampoco las aceptan. Añadió que después de 6 meses no hay ningún venezolano que no crea que el resultado de las elecciones del 6 de diciembre “fue un error” y que el Gobierno no persigue absolutamente a nadie por pensar distinto.
El gobernador Vielma Mora también se esforzó. Afirmó que muchos de los miles de venezolanos que cruzaron la frontera lo hicieron para divertirse, que las mujeres lucían robustas y no pasaban hambre; y que si lograron pasar fue porque Nicolás lo permitió.
¿La reunión preliminar?
Hoy se reunieron representantes de la Mesa de la Unidad Democrática con los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos, para hablar de las condiciones para iniciar un diálogo en el país, haciendo énfasis en que el revocatorio se celebre en 2016 y se liberen a los presos políticos. De cumplirse estas condiciones, se podría iniciar un diálogo constructivo y efectivo. 
El canciller español José Manuel García-Margallo confirmó hoy que España apoya que la Unión Europea se plantee nombrar a Zapatero como enviado a Venezuela, para ayudar a que haya una fórmula de diálogo que lleve a la reconciliación nacional y que España reiterará su posición de respeto a la institucionalidad, a la Constitución -incluido el referendo revocatorio-, respeto a los DDHH y la liberación de 100 presos políticos.
La evidencia de la frontera
Nuestra triste versión de los juegos del hambre encuentra una rendija de alivio entre las casas de cambio colombianas y sus locales comerciales, evidenciando lo que el discurso oficial ha negado: vivimos una crisis humanitaria. No hay propaganda que supere la estadística de miles venezolanos cruzando a Colombia y la paridad entre el peso y el bolívar ante esta circunstancia. “Venezuela promueve la paz”, dicen las vallas que usa la FFAA para marcar la frontera. Las sostienen con piedras grandes, tan falso el mensaje como burdo y frágil el método de soporte. Con Nicolás, la paz está negada, tanto o más que el mismísimo progreso.

No hay comentarios: