jueves, 11 de febrero de 2016

CARLOS M. MONTENEGRO Glasnost y Perestroika

Descripción: http://www.talcualdigital.com/Content/images/Logo-TAlCual.jpg                                                         10-02-2016


  


                                                                                                 

 CARLOS M. MONTENEGRO  Ánimas de Purgatorio                         carlosmmontenegro22@gmail.com


Glasnost y Perestroika

                             
No solo liberó de un régimen opresor a su país, sino que abrió las puertas al resto de los países bajo la influencia soviética dejando entrar los vientos de la democracia y el progreso, cambió a la URRS comunista por una Rusia democrática.


Como es bien sabido: “no habrá pelea entre dos si una de las partes no quiere”, por mucho que el otro se empeñe. Eso parece ser lo que está sucediendo en los actuales momentos políticos que estamos soportando en Venezuela: los de la bancada democrática quieren tener la fiesta en paz y dedicarse a lo que se les ha encomendado. Los diputados pro gobierno, sin embargo, no quieren aceptar nada y se dedican a desconocer las reglas del juego legislativo insultando, hostigando y provocando, con la esperanza de echar abajo todo lo que la mayoría democrática pretende levantar y que ellos, los “tercerlustristas”, demolieron: el país.
Pero como no han podido casar la pelea, se han echado a la calle arengando a los que todavía les escuchan tratando de provocar el motín que necesitan para suspender todo lo que queda por suspender, que no es mucho, y poder atornillarse, aún más, en el poder.
El 4 de febrero de 2016, en cuestión de horas y mientras escribía esto, en el  país sucedían cosas realmente pasmosas. El Gobierno en pleno estaba celebrando, más que conmemorando, que en 1992 el anterior presidente emérito, aunque fallecido, comandó un fallido golpe de Estado contra el Gobierno democráticamente elegido, con incontables bajas civiles, a pesar de que el intento duró apenas horas. Mientras celebraban eso, en Maracay la banda de delincuentes de “El Chino” paralizaba la ciudad tras repartir un folleto conminando al cierre de comercios, escuelas y demás instituciones, con motivo del entierro por las principales avenidas de la ciudad de su “lucero” (en argot su lugarteniente), abatido por la policía, ostentando y disparando ráfagas de armas de guerra de última generación, superiores a las de las fuerzas de seguridad del Estado.
Todo eso apenas  tres días después de que los reclusos de la cárcel de Margarita desde los techos del penal dispararan ráfagas, con ametralladoras de su propiedad, en homenaje a otro “pran” (jefe, en el mismo argot), llamado “el Conejo”, muerto también en un tiroteo. Ambos eventos han sido grabados y difundidos por todos los medios públicos y vistos por todos.
Otro hecho insólito sucedió en la Asamblea Nacional durante la presentación de la memoria y cuenta de la fiscala de la República, ante la prensa, radio y TV nacional e internacional. Fueron algunas horas donde la señora no hizo más que decir cosas que nadie entendió. Según su discurso en este país, durante su gestión, se han tramitado causas sobre miles y miles de delitos, obviando lo sucedido en las cárceles citadas esos días, y sin mencionar tampoco que la impunidad sobre asesinatos, asaltos y secuestros en Venezuela es más del 90%, según datos oficiales; es de tener en cuenta que en 2015 hubo más de 27.000 homicidios por armas de fuego y que pocas guerras en ese año contaron tantas bajas. Sin embargo dentro de su discurso hueco, se adornó citando un fragmento de Los Miserables del famoso poeta nicaragüense Víctor Hugo (sic). Cualquiera puede desconocer ciertas cosas, yo mismo hasta no hace mucho hubiera jurado que el feng shui era una exótica exquisitez de la cocina cantonesa; pero de uno no depende la seguridad de un país… Sinceramente creo que nuestra fiscala no se morirá de cultura.
Otra noticia sorprendente: el Banco Central de Venezuela (BCV) o sea el de la nación, ha recibido 500 millones de billetes con denominación de 100 y 50 bolívares, como parte de los 1.000 millones contratados, importados de varios países para incorporarlos al mercado, con lo que el aumento de la inflación está cantado a más del 700% que se estimaba para 2016. Lo admirable es que Venezuela tiene su propia casa de la moneda, pero según informes oficiales carece de papel, tinta y demás insumos necesarios para fabricarlos aquí. Este insólito hecho se suma a otro que acaba de saberse: Venezuela que lleva tiempo importando petróleo liviano de Nigeria y otros países de la OPEP y de la no OPEP, acaba de hacer una compra también a los EEUU, el gran “enemigo imperial” de Venezuela, al que curiosamente seguimos vendiéndole petróleo criollo, sin menoscabo de “regalar” millones de barriles a los amigotes del régimen. También es poco probable que los directivos del BCV y los ministros de economía de este gobierno vayan a morir por algún ataque de talento. Y toda estas noticias  sólo en unas horas, imaginen lo que ha sido el sin vivir de millones de venezolanos a lo largo de casi 17 años sin cesar de destruir, porque si algo te tienen los revolucionarios del siglo XXI, créanlo, es que no descansan.
Ahora, la sociedad está empeñada en que debe renunciar el Presidente y su tren de ejecutados, que no ejecutivos, para comenzar una transición necesaria hacia otro modelo de régimen, pero ¿cómo sería la cosa? La mayoría del país representado en la AN lo desea fervientemente, pero con la sabia decisión de que sea ajustándose a la Constitución propuesta por el “comandante eterno” y votada por la mayoría de entonces, la que hoy es minoría, pues resulta que no la pueden burlar cuando les apetezca, como antes, y no le paran bola; más aún, los constituyentes de entonces abusando de los poderes que aún ostentan, arengan al pueblo, “su pueblo”, para destruir a los que quieren reconstruir lo que ellos ya han devastado por completo, gobernando sin dar cuentas a nadie entre tinieblas y sin ninguna transparencia.
Ejemplo de transiciones políticas abundan, la más socorrida es la española tras la muerte del general Franco en 1975. El presidente Suárez la logró sin violencia pero haciendo verdaderos equilibrios. Puede citarse también la Revolução dos Cravos o “Revolución de los Claveles” que el 25 de abril de 1974 provocó la caída en Portugal de la dictadura salazarista, que gobernaba el país desde 1926 sin disparar un solo tiro. Pero sin duda la transición más importante del siglo XX, y una de las más trascendentes de la historia, fue la hizo el tránsito de uno de los dos países más poderosos durante el siglo XX: la URRS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).
Su autor fue Mijaíl Gorbachov (1931) un abogado y político ruso que fue secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética de 1985 hasta 1989 y presidente de la Unión Soviética de 1989 a 1991. En 1985, Gorbachov anunció que la economía soviética estaba estancada y que la reorganización era necesaria. Dos palabras fueron la fundamentos de una transición que haría pasar de un Estado comunista, monopartidista autocrático, poderoso, militar y tecnológicamente, pero fracasado en el aspecto humanístico, social, económico e industrial, convirtiéndolo en un país moderno, democrático y multipartidista. No solo liberó de un régimen opresor a su país, sino que abrió las puertas al resto de los países bajo la influencia soviética dejando entrar los vientos de la democracia y el progreso. Gorbachov cambió a la URRS comunista por una Rusia democrática.
Las dos simples palabras que me he permitido subrayar son:
Glasnost, palabra rusa que significa transparencia. Fue utilizada por Gorbachov durante la segunda mitad de la década de los ochenta, para expresar el buen uso público y abierto de los asuntos del Estado en la Unión Soviética, en contraste con el secretismo anterior.
Perestroika, En ruso el término “perestroika” significa “reconstrucción o reestructuración”; el término adquirió inmediatamente una connotación ideológica porque Gorbachov justificó el conjunto de sus planes bajo la invocación del fracaso de la conducción política de su país en el pasado. La perestroika, en consecuencia, fue un programa más político que económico. Aplicándose a la reordenación interna de su país, así como a sus relaciones con el exterior. Gorbachov pretendió extenderla hacia todos los sectores del Estado, con inclusión de los militares y de los partidistas lográndolo.
Personalmente me encantaría que entre nosotros hubiera un Gorbachov y nos pusiera de moda.
Gorbachov es premio Nobel de la Paz (1990); Príncipe de Asturias (1989); Premio Indira Gandhi (1987) y otros 26 galardones más de similar trascendencia.


No hay comentarios: