lunes, 18 de enero de 2016

Carlos M. Montenegro Ánimas de Purgatorio El Glamour de las Misses





  carlosmmontenegro22@gmail.com



La señorita Lisl Goldarbeiter, hija de un comerciante judío había nacido en Austria en 1909, con 20 años se inscribió en el concurso Miss Austria ganándolo; después fue a Paris y quedó finalista detrás de la húngara Böske Simon en el Miss Europa.


Mientras escribo esto, viernes en la noche del 15 de enero de 2016, apenas hace unas horas que finalizó el acto de presentación del Presidente de la República de la “Memoria y Cuenta 2015” ante la nueva Asamblea instalada justo hace 10 días. El Presidente asistió en el tiempo prescrito por la ley y el acto se desarrolló con total normalidad, es decir, los diputados del Gobierno jalearon y vitorearon incansablemente a su Presidente mientras los de la oposición escucharon como colegiales educados al suyo, que coincide es el mismo. En la réplica del recién estrenado Presidente de la Asamblea al de la República, las cosas se invirtieron y sus seguidores, los de la MUD, le aplaudieron calurosamente mientras los del gobierno lo abuchearon, insultaron y estorbaron todo lo que pudieron, como ven, un acto al que estamos acostumbrados. Como novedad se puede mencionar que, en esta ocasión, los que aplaudían al Presidente de la Asamblea eran lo que en política llaman “mayoría calificada” y los de la “clac” del Presidente del Gobierno, que boicoteaban, eran una minoría también “calificada”.
El Presidente usó algo más de tres horas para decir lo que ya sabemos, aunque firmó en directo un decreto, al parecer ya publicado en Gaceta, sobre emergencia económica debido a que el país, nos dio la primicia, lo está pasando muy mal y que se va a ocupar personalmente del asunto, junto a sus asesores, para que se arregle todo pidiendo a todo el mundo, de paso, que le ayude. Pensaba que esto lo había visto la nación completa y gran parte del extranjero; bueno, pues me comentan que no ha sido así. Al parecer para el país nacional esto no ha sido más, que otra cadena más, con la redundancia del caso. Que la gente no se la caló, y menos un viernes, a la hora de las telenovelas y chao.
Mi informante me asegura que el Miss Universo 2015 transmitido en diciembre, hace unas unos 20 días, sextuplicó en audiencia al transcendental evento político de hoy, y eso que lo transmitió un solo canal privado. Y me pregunto que qué tendrá el Miss Universo, para superar a una “cadena” tan importante.
He investigado meticulosamente y les comento que: 1°- Lo del Miss Universo es una vez al año y no a cada rato; 2°- Siempre termina con una cara nueva y un cuerpo, que para qué les cuento, diferente; y 3°- Su historia es mucho más amena y entretiene unas horas de la cruda realidad que transitamos. Juzguen ustedes.
De todos los concursos de belleza el Miss Universo es, permítaseme el símil, la ONU de la belleza; hay otros concursos similares como el Miss Mundo, Miss Internacional, e incluso Miss Tierra, pero no hay duda que Miss Universo es el que cuenta con más solera, y hoy por hoy es aceptado como lo máximo en belleza femenina. Casi siempre, en esto de hacer dinero los gringos nos llevan una morena inventando vainas, y aunque en 1952 se instaló el  concurso de “Miss Universo” como tal, era realmente la consecuencia directa del Miss EE.UU; sin embargo la idea no era original. Disculpen si el espacio me da solamente para contarles como nació el certamen.
El concepto inicial ya había sido puesto en práctica de forma casual en Galveston, Texas, en plena Belle Époque por los años 20 del siglo pasado, con asistencia de chicas solo “made in USA” que participaron en un concurso de belleza llamado nada menos que: “The International Pageant of Pulchritude” (Certamen Internacional de Pulcritud), quién sabe si patrocinado por algún jabón de tocador de la época, que fue adquiriendo fama nacional gracias a la radio; hasta 1929 las ganadoras eran bellezas de la cantera. Sin embargo, el concurso se había ido internacionalizando y países, sobre todo europeos, enviaban a sus reinas de belleza a probar suerte en Galveston.
La señorita Lisl Goldarbeiter había nacido en Austria en 1909, hija de un comerciante judío; con 20 años se inscribió en el Miss Austria ganándolo; después fue a Paris y quedó finalista detrás de la húngara Böske Simon en el Miss Europa, y en 1929 fue enviada también a Galveston junto a las misses de Luxemburgo, Italia, Inglaterra, Alemania, España y Francia; el jurado tejano votó 6-1 a su favor,  siendo así la primera europea elegida desde el inicio del certamen. 
La primera página del diario local “Galveston Daily News” del día 11 de junio rezaba así: “Austria Crowned Miss Universe 1929” (Austria coronada miss Universo); fue la primera vez que ese título se vio impreso. Sucedió que ante la cada vez mayor afluencia de países al miss “pulcritud”, el redactor del Galveston Daily News, se sacó de la manga el titular para vender más diarios y sin querer creó la idea que dos décadas después se convirtió en una gran empresa multinacional.
Así que la señorita Lisl empezó a ser llamada “Miss Universe”. La marca patrocinadora de mallas de baño “Catalina’s”, la premió con $2.000 dólares en objetos de oro y una placa de plata; a pesar de la magra recompensa, se hizo mundialmente famosa; recibió ofertas del director de cine King Vidor para hacer cine en Hollywood; y en teatro le ofrecieron $15.000 dólares si aparecía luciendo el traje de baño del patrocinante, a lo que contestó ruborizada: “lo tiene que decidir papá” – eran otros tiempos – papá, por supuesto no aceptó la oferta y Lisl regresó a su país.
Allí múltiples celebridades y gente de la alta sociedad se la rifaban para conocerla y rechazó a muchos pretendientes hasta que se casó en 1934 con Fritz Spielmann, magnate judío vienés, heredero de una gran fortuna, habida de una famosa fábrica de corbatas de seda. Pero su época de oro en Viena terminó cuando Hitler anexionó Austria a Alemania arruinándolos, y su esposo desapareció durante la II Guerra. Finalmente, se estableció en Budapest en 1950 tras casarse con su primo Marci Tenczer que filmó parte de su vida; con ese material en 2006 se estrenó un documental de 70 minutos llamado “Miss Universe 1929: Lisl Goldarbeiter, A Queen in Wien”. Disfruten este fragmento original de la primera miss Universo y díganme: ¿No es esto más charmy que cualquier cadena?
        



No hay comentarios: