domingo, 20 de diciembre de 2015

¿Una constituyente en 2016? ¿Para qué?

 
Por  Luis “Balo” Farias

                    El tema vuelve nuevamente a la palestra pública, y la mayor parte de los venezolanos, (siguiendo al refrán popular de que al “picao e culebra, hasta lo bejucos lo asustan” ante tanta información y desinformación de opinadores, algunos muy ilustrados y otros no tanto), aun no terminamos de entender ¿para qué son las constituyentes?
                   Y el problema es fácil de entender, pero difícil de explicar, y lo digo porque además, siempre lo he escrito y explicado en las conferencias, charlas, o conversatorios que con frecuencia hacemos en los diferentes estados del país donde con cariño invitan a estos gochos. Por eso luego de la invitación, y entendida la explicación “se pegan” como abejas a la miel, a nuestro proyecto país Venezuela reconciliada
                    Me explico, una constituyente es para “transformar el estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución” y muchos de ustedes se preguntaran: pero si ya hemos tenido 25, ¿hasta cuándo vamos a estar haciendo constituciones? y la respuesta correcta es: hasta que la hagamos bien hecha.

Artículo 347 CRBV: “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una asamblea nacional constituyente con el objeto de transformar el estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución.”

                    Pero ¿eso no fue lo que hizo Chávez en el 99? ¿En qué fallo, la última convocada por Chávez? Fallo en todo, 1ro) la convocatoria en sí misma, que fue un vil engaño a los venezolanos, 2do) y el objetivo final de transformar el estado por uno mejor que el que teníamos, (porque de no ser así, no tenía sentido el convocarla)
                     Punto 1ro): Una constituyente tiene que convocar a todos los habitantes del territorio (no solo a una parte) porque, lo que va a salir de allí es un pacto, con las normas que van a regir a esa población de habitantes y que todos se comprometan a cumplirlas. 
                    Chávez en su 2da pregunta de esa convocatoria, utilizo un ardid engañoso, para con el 56% de apoyo popular, que tenía en ese momento, hacerse con el 96% de los Constituyentistas. Así lanzo su Decreto Número 3. (02/02/1999) con sus ya conocidas y tendenciosas preguntas de la convocatoria para ese entonces: recordémosla: ¿Autoriza usted al Presidente de la República para que mediante un Acto de Gobierno fije, oída la opinión de los sectores políticos, sociales y económicos, las bases del proceso comicial en el cual se elegirán los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente?
          Esta pregunta anterior capciosa, tramposa, requiere atención detallada, veámosla de nuevo ¿Autoriza usted al Presidente de la República para que… fije… las bases del proceso comicial? Y así, la norma comicial, fijada unilateralmente por el régimen, sin respetar el necesario sentido democrático, estableció que: “Cada elector dispondrá de tantos votos como constituyentes a elegir” 
       ¿Qué significo esto? Que por ejemplo, en Táchira elegíamos 4 diputados o sea teníamos derecho a 4 votos y al aplicar esta norma, pues el 56% de ellos voto 4 veces por los candidatos a diputados, lo que en la práctica hizo que se eligieran solo los candidatos de ellos, (4 a 0) o sea con el 56% se hicieron a la representatividad de todos los tachirenses (sin oposición) 
     Fue el engaño preliminar, básico, utilizado para apropiarse, con el 56% de apoyo, de la mayoría total de la Asamblea Nacional Constituyente y hegemónicamente, imponer  su criterio y así manipulando el poder y la maquinaria electoral oficial, lograr el extraordinario “triunfo revolucionario” de 1999. De 131 Constituyentistas, 125 fueron del oficialismo. ¿Cómo explicar esta irregularidad? Como explicarnos nosotros y al mundo que una minoría relativamente mayoritaria,  representativa del 56% de los electores, impuso siempre sus criterios  de dominio total, sobre el resto de la población.
     No hubo consenso, base de todo proceso constituyente y por supuesto,  tampoco se discutió un proyecto de país incluyente, resultando una Venezuela que solo es Nación y Patria para los venezolanos, que el régimen califique de ”revolucionarios”.
      Así, la crisis política-social-económica-ética ha alcanzado tal nivel que Venezuela, terminando el año 2015, es un país dividido socialmente, con objetivos discriminatorios con los cuales no ha podido avanzar, con propuestas excluyentes ancladas en el pasado. Así hemos retrocedido en todos los espacios del sistema social venezolano.
                 Ósea, no fue un pacto de TODOS los habitantes de Venezuela, (nació coja de origen y de legitimidad) aun así es la que tenemos y asumimos respetarla.

               Punto 2do) Transformar el estado, significa… transformar el estadoy el único estado que los venezolanos hemos tenido, en nuestros 200 años de vida republicana, es un estado presidencialista-centralista, que se llama, Estado federal (porque está dividido en instancias territoriales intermedias que son los estados, los municipios y las parroquias) de poder centralizado (porque todos los poderes, han estado siempre dependiendo, del poder central).

                     El  Estado Centralizado presidencialista procede directamente del Estado centralista colonial español cuya esencia se trasladó a todas las Constituciones del país, desde la de 1810 hasta la de 1999 inclusive, así en nuestro país ha causado la misma ineficiencia, corrupción y devastaciones que fueron causadas por los Presidentes imperiales también en las Repúblicas de Alemania, Italia y por el Emperador Hirohito de Japón.

                    Esta monstruosa concentración de poder, en nuestros gobernantes, y en otros, de otras partes del mundo, es lo que ha causado y potenciado el fracaso del modelo del EFCentralizado-presidencialista
                     Ese estado de poder centralizado, no lo cambio la constituyente del 99, todo lo contrario, se hizo una constitución, a la medida del jefe del estado y ese poder hegemónico absoluto es la causa estructural de nuestro fracaso como sociedad

                   Hugo Chávez, cometió un gran error: no identifico el origen estructural de la crisis venezolana, y esto lo llevo a  preservar y momificar, aún más el centralismo en la Constitución de 1999. Hizo un Estado todopoderoso personalizado en el como Presidente; con una nación absolutamente dependiente de las dádivas del Estado en materia alimentaria, financiera, educativa, investigativa y asistencial y no contento con ello, lo reafirmo aún más dándose más poder a través de leyes habilitantes. 

No entendió Chávez, que el centralismo del poder, alrededor de la renta que producía el petróleo, materia prima muy importante de la producción, (pero no la única) pero que si no se industrializa, si no se explota, si no se trabaja, si no se ofrecen sus productos al mercado, si además, no se diversifica la economía con la gran cantidad de commodities que tiene Venezuela, si no se le permitía a las familias venezolanas de asumir el rol que Dios les dio de transformar en origen los productos naturales renovables y no renovables, para fomentar y generar Agricultura, Industrias, Comercio etc. DE NADA SIRVE
                       Los EFCentralizados no han sido instrumentos eficaces para superar la pobreza, la injusticia, ignorancia, exclusión social y devastación institucional acumuladas en ningún país del mundo, ni en ninguna época de la historia de la humanidad, de hecho, en este contexto, la aparición de Chávez fue consecuencia de esa misma crisis que sacudió la IV república, y al no saber identificar el origen de ella, vemos actualmente, como los resultados exhibidos de tal proyecto político y la forma arbitraria de hacer política, empeoraron aún más los problemas del país.
                    Esta monstruosa concentración de poder, en nuestros gobernantes, es lo que ha causado y potenciado el fracaso del Estado presidencialista- Centralizado
Un problema estructural a resolver, que no tiene solución con el simple cambio de un gobierno por otro o de un Presidente por otro.
En conclusión: la próxima convocatoria a un nuevo pacto social, tiene que ser 1ro)  ética y plural, que convoque a TODOS LOS VENEZOLANOS y 2do) realmente para cambiar el modelo centralista heredado de la colonia, por uno descentralizado, moderno, democrático, parlamentario, y primer mundista.
                  ¿Lo asimilaremos y aprenderemos algún día?  en eso estamos.

                                               Luis “Balo” Farias

No hay comentarios: