jueves, 20 de noviembre de 2014

Carta abierta a Eduardo Fernández sobre su agenda para la unidad nacional

Estimados amigos:
Hace unos días recibí una misiva pública de Robert Gilles Redondo quien me manifestó su desacuerdo con los planteamientos realizados por mí en una serie de artículos que escribí para el Diario Últimas Noticias titulados: Agenda para la unidad (24/10/14), Primer punto (31/10/14), Segundo punto (7/11/14) y Tercer punto (14/11/14).

A continuación reproduzco un fragmento de la carta y el sucesivo intercambio de opiniones a partir de ella.

Eduardo Fernández
From: Robert Gilles Redondo <robertgillesr@gmail.com>
Date: Sun, 16 Nov 2014 16:51:58 -0400
To: Eduardo Fernandez J.<eduardof18@gmail.com>; <efernandez@ifedec.com>
Subject: Carta abierta a Eduardo Fernández sobre su agenda para la unidad nacional

CARTA ABIERTA A EDUARDO FERNANDEZ

Domingo, 16 de noviembre de 2014
Doctor
Eduardo Fernández
Presidente del IFEDEC.-

Estimado señor Fernandez
He leído detalladamente el desarrollo de los primeros tres planteamientos de su “Agenda para la unidad nacional”. El primero de ellos, “es el de sustituir la cultura de la confrontación por la cultura de la cooperación y del diálogo. Es lograr más y mejor democracia y promover la descentralización del poder y eliminar el exceso de presidencialismo”; el segundo, “la modernización de la economía venezolana para generar los bienes y servicios que necesitamos y también los empleos modernos que se requieren”; el tercero, “es la crisis social. No es viable un país en donde existe una minoría que tiene demasiado y una mayoría que no tiene nada. La injusta distribución de la riqueza y de las oportunidades conspira contra la estabilidad nacional”; el cuarto, “trata el tema cultural” y, finalmente, el  quinto punto, “abordar el tema de los valores”
Al respecto de esta utópica agenda hay varios planteamientos que se dejan de lado y que, en lo medular-nacional, si me permite el término, son las principales cuestiones que ahora debe enfrentar la oposición venezolana en general. Y he referido el adjetivo “medular” para definir el punto más importante que se debería abordar en cualquier agenda de unidad nacional: el fin de este régimen (sin lugar a duda) totalitario y de evidente talante comunista.
El mencionado fin no es otro que escoger la vía más adecuada, por consenso, para canalizar la crisis catastrófica que vive el país y que no se puede seguir soslayando en discursos o agendas colaboracionistas. Es así, como la única agenda para lograr la unidad nacional en este triste contratiempo histórico venezolano debe ser el diálogo interno de la oposición para que se defina, cuanto antes, un línea de acción pública, consensuada por todos los factores democráticos, insisto, sobre cuál es el camino que nuestro pueblo debe recorrer a corto plazo.

La ausencia de democracia en Venezuela impide, pues, suponer alguna disposición al diálogo por parte de Nicolás Maduro y sus correligionarios con la oposición. Esto fue hartamente probado en el infructuoso y deleznable diálogo del 10 de abril que, a modo colaboracionista, y sin que pueda yo entender, sólo apaciguó un país “incendiado” por los cuatro costados. Aquel “incendio” que comenzó en febrero sólo dejaba al descubierto que la crisis de nuestra patria (acaso expatria) era más profunda de lo que se decía y dejaba claro que el liderazgo del fallecido presidente, heredado por Maduro, pasó a ser franca minoría política, aun cuando las supuestas elecciones de diciembre dijesen lo contrario en números.
Pero más allá de esos análisis grosso modo, la anulación del diálogo viene por esa condición que se le impuso por la fuerza a los venezolanos desde hace quince años: dejar de ser ciudadanos, para ser enemigos o amigos. Hecho sumamente grave que, en momentos de tensión, puede conducirnos a los caminos que desde hace más de un siglo ya desandamos: la guerra civil.
De ahí que la verdadera agenda para la unidad nacional debe ser la unión sacrée que los franceses invocaban en su Revolución. La patria venezolana está en peligro y frente a ese peligro debemos unirnos los sectores democráticos, en diálogo sincero a lo interno, como lo ha propuesto el diputado Walter Márquez.
De nada vale disfrazar la crisis y colaborar con el funesto juego del diálogo. No se puede postergar la transición hacia la democracia, es decir, hacia la libertad.
Por eso me permito considerar su agenda como un remedio ineficaz y fuera de contexto, por cuanto no desnuda la realidad dolorosa de Venezuela: perdimos la democracia. La única agenda debe ser tomar conciencia de la muerte democrática de la República y unir esfuerzos para resucitarla.

Robert Gilles Redondo

Date: Sun, 16 Nov 2014 21:20:56 +0000
To: Robert Gilles Redondo<robertgillesr@gmail.com>
Subject: Re: Carta abierta a Eduardo Fernández sobre su agenda para la unidad nacional

Gracias por sus comentarios. Coincido con muchas de sus observaciones, discrepo de otras. Lo sustancial para mí es lo siguiente: los países que progresan son aquellos que logran definir consensos fundamentales. La Sagrada Escritura lo dice muy claro: "Reino dividido no prevalecerá". Desgraciadamente Venezuela hoy es un Reino Dividido y quien más debería contribuir a la unidad nacional que es el gobierno, es quien más contribuye a la división. Segundo, la unidad nacional debe promoverse alrededor de una agenda. Yo, modestamente, propongo esos cinco puntos como temas que deberían estar en la agenda de unidad nacional. Tercero, la Unidad Nacional de la que hablo es mucho más que un acuerdo entre el gobierno y la oposición política. Concuerdo con usted en que el "show" televisivo que nos presentaron hace unas semanas no es el dialogo que estamos esperando los venezolanos. Finalmente, creo que para salir de este gobierno, objetivo que considero muy deseable, urgente y necesario, hace falta construir una alternativa democrática respaldada por una nueva mayoría. Creo que esa sigue siendo una asignatura pendiente. Muchos saludos y le reitero mi gratitud por sus comentarios.


From: Robert Gilles Redondo <robertgillesr@gmail.com>
Date: Sun, 16 Nov 2014 20:29:12 -0430
To: Eduardo Fernandez J.<eduardof18@gmail.com>
Subject: Re: Carta abierta a Eduardo Fernández sobre su agenda para la unidad nacional

Eduardo Fernández
Estimado doctor, agradecido y satisfecho por su postura. Le reitero mi apoyo y mi solidaridad. Que Dios permita el alba de una nueva Venezuela donde nos encontremos todos juntos en paz. 
 Un abrazo desde el exilio!
 Robert

No hay comentarios: