viernes, 12 de septiembre de 2014

EDUARDO FERNÁNDEZ Soluciones 4

Fotografía: Cristhoferson Zamora

Si tuviéramos más y mejor educación podríamos resolver todos y cada uno de los problemas que nos afectan
En el fondo de toda nuestra crisis nacional está el fracaso que hemos tenido en el terreno de la educación. En el origen de todos nuestros problemas está la crisis educativa.
Si tuviéramos más y mejor educación podríamos resolver todos y cada uno de los problemas que nos afectan.
El gran desafío de los venezolanos de este tiempo, que debería ser asumido en un ambiente de consenso nacional, es el de ganar la batalla de la educación, de la ciencia, de la tecnología, de la información, de la cultura.
Sostengo que el grado de civilización de una nación se mide por la importancia que se le asigna a la educación, a las maestras y a los maestros, a las instalaciones educativas, a los laboratorios, a los campos deportivos.
En estos días viví una experiencia traumática que quiero compartir con ustedes porque revela el drama que estamos padeciendo en materia educativa. Se me acercó un compañero que tiene tiempo sin conseguir un trabajo bien remunerado y me dijo: “oye, consígueme un trabajo aunque sea de maestro”. Así de devaluada está en la opinión de los venezolanos la tarea nobilísima de ser maestro.
Hace 60 años, Venezuela era un país floreciente con una economía en franco crecimiento y Japón era un país destruido por la guerra mundial, derrotado, humillado y castigado con dos bombas atómicas, una en Hiroshima y otra en Nagasaki. 
Japón, por cierto, no tiene petróleo, ni aluminio, ni hierro, ni ninguna de las materias que hacen tan promisora la economía venezolana. Hoy el Japón es uno de los cinco países más ricos del mundo y Venezuela una de las economías más deprimidas del mundo.
¿En dónde está la diferencia? En la educación. 
Para ellos la educación es la prioridad. Y eso significa que los maestros están bien pagados y bien preparados. Significa también que las escuelas son bien cuidadas y están bien equipadas. Significa que los recursos nacionales están orientados a ganar la batalla de la educación, la ciencia, la tecnología, la informática y la cultura.
Basta con visitar las escuelas públicas de nuestro país, muchas veces sin luz, sin agua, sin sanitarios adecuados, sin equipamiento y con maestros mal pagados para tomar conciencia de la magnitud del problema.
Seguiremos conversando.

@efernandezve

No hay comentarios: