lunes, 8 de septiembre de 2014

EDUARDO FERNÁNDEZ Soluciones 3


 El país se está empobreciendo. 
Los venezolanos nos estamos empobreciendo




La economía venezolana está sufriendo las dos peores enfermedades que una economía puede padecer: inflación y estancamiento.
Ambas enfermedades producen empobrecimiento. El país se está empobreciendo. Los venezolanos nos estamos empobreciendo. Los pobres son cada día más pobres y lo que queda de clase media se está proletarizando. Solamente una pequeña minoría sigue enriqueciéndose groseramente a expensas del resto de la población.
Si con todos los bienes y servicios que produce la economía venezolana se hiciera una torta y se repartiera entre los treinta millones de venezolanos, nos tocaría a cada uno un determinado pedazo. Pero si la torta se mantiene del mismo tamaño, o si la torta disminuye de tamaño y la población sigue aumentando, el tamaño que nos tocaría a cada uno será cada día más pequeño. Eso es precisamente lo que está ocurriendo. Nos estamos empobreciendo aceleradamente.
¿Cuál es la solución?
En primer lugar, hay que abrirse a la inversión productiva, pública y privada, nacional e internacional. El embajador de Venezuela en Cuba, Rodríguez Araque, lo acaba de decir con toda claridad: el Estado solo no puede hacerse cargo de todos los aspectos de la economía. Es más, el Estado ha demostrado hasta la saciedad, dentro y fuera de Venezuela, que no es eficiente para manejar las inversiones productivas.
En segundo lugar, el Estado debe acabar progresivamente con el control de cambios y con los controles de precios. Mientras esos controles se mantengan habrá corrupción y no habrá crecimiento.

En tercer lugar, el Gobierno tiene que disciplinar el gasto público y no seguir despilfarrando el dinero de los venezolanos en el empeño de seguir administrando empresas que estarían mucho mejor administradas en manos privadas. En cuarto lugar, el Gobierno debería restituir la autonomía y la independencia del Banco Central de Venezuela para que exista una autoridad que defienda la estabilidad monetaria y que preserve la disciplina fiscal.
Hay que acabar con los dogmas del pasado y hay que asumir políticas económicas modernas que ayudarán a reducir la inflación y a estimular al aparato productivo, generando riqueza para todos y oportunidades de trabajo digno, útil, estable y bien remunerado para todos.
Seguiremos conversando.
@efernandezve

No hay comentarios: