jueves, 30 de mayo de 2013

DIARIO EL TIEMPO, Bogotá . "Colombia trata asuntos con el gobierno de Venezuela de una manera directa y sin micrófonos”

Encuentro Capriles-Santos desata tensión entre Colombia y Venezuela



Henrique Capriles
Capriles visitó al Congreso, pero no habló ante las plenarias de Cámara y Senado.

Santos tratará tema de forma directa y el Gobierno de Caracas rechazó visita de opositor a Colombia. 

 

Las relaciones de Colombia con Venezuela de nuevo están en vilo y atravesando su peor momento desde que el presidente Juan Manuel Santos asumió el poder en el 2010.
En una breve declaración ofrecida anoche por el canal del Estado, el canciller venezolano, Elías Jaua, habló de un “descarrilamiento” de las relaciones con Colombia por el hecho de que el presidente Juan Manuel Santos haya recibido este miércoles al líder opositor y excandidato presidencial venezolano, Henrique Capriles.
El Gobierno venezolano “lamenta profundamente que el presidente Santos haya dado un paso que de manera dolorosa nos va a llevar a un descarrilamiento de las buenas relaciones que teníamos. Es lamentable”, aseguró Jaua.
Poco después se conoció la reacción de la canciller colombiana María Ángela Holguín: “El presidente de la República, Juan Manuel Santos, desde que inició su Gobierno, decidió tratar los asuntos con el gobierno de Venezuela de una manera directa y sin micrófonos”, dijo. De acuerdo con ella, “en aras de mantenernos alejados de la diplomacia de micrófonos que es tan dañina, trataremos este tema de manera directa con el Gobierno venezolano”.
La molestia por el encuentro Santos-Capriles motivó al gobierno de Caracas a replantear la participación de Venezuela en los diálogos de paz que se están llevando a cabo en La Habana (Cuba) entre Colombia y las Farc.
En consecuencia, anunció que llamará al exembajador Roy Chaderton, quien actualmente funge como representante de Venezuela en los diálogos de paz, para que regrese a Caracas y estudiar en conjunto si el país se mantendrá como facilitador y garante de los encuentros. (Lea: 'Colombia no puede ser rehén ni de Maduro ni de Cabello': Juan Lozano).
No significa que hemos tomado una decisión (…), pero vamos a evaluar la posibilidad cierta de que podamos seguir siendo parte del proceso de paz”, dijo Jaua, destacando que toma como una ofensa del Gobierno colombiano el recibimiento al líder opositor.
“Es sumamente lamentable que un gobierno y un pueblo como el de Venezuela, que están haciendo esfuerzos denodados para que se consiga la paz en Colombia, reciban como respuesta de las instituciones del Estado colombiano el aliento y el estímulo a quienes desean desestabilizar la paz en Venezuela”, apuntó.
Tren descarrilado
Capriles se reunió en la mañana con el presidente Santos, y luego estuvo en el Congreso de Colombia en una visita de tres días en la que tiene agendada para este jueves, además, una reunión con la creciente colonia venezolana.
Horas antes del anuncio de Jaua, el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, había criticado el recibimiento y dijo que Santos estaba “descarrilando” las buenas relaciones.
“El Comandante Eterno (Hugo Chávez) le dijo a Santos que evitara descarrilar el tren de las buenas relaciones. Ahora Santos le pone una bomba”, dijo. Aseguró, además, que el parlamento venezolano rechazaba el encuentro con Santos pues servía de ‘cortina de humo’ para ocultar supuestos encuentros de Capriles con el expresidente Álvaro Uribe y el asesor político J. J. Rendón, con quienes, según él, está fraguando una conspiración.
De inmediato, algunos analistas políticos venezolanos opinaron a través de Twitter que esta declaración representaba un “chantaje” al presidente Santos con el proceso de paz.
Este nuevo capítulo de tensión podría, puertas adentro, significar un muy necesitado oxígeno político para el gobierno del presidente Nicolás Maduro, agobiado por intensos problemas de abastecimiento de alimentos, inseguridad ciudadana y el revuelo ocasionado por la reciente venta de Globovisión, el único canal de TV con línea editorial crítica a sus decisiones que quedaba en el vecino país.
Ya antes varios analistas habían alertado que el Gobierno venezolano estaba buscando combatir un enemigo externo que le sirviera de cortina de humo para los graves problemas internos que aquejan al país, y normalmente Colombia es el candidato natural.
En el limbo, el trueque de alimentos por petróleo
Ante una eventual afectación de las relaciones entre Colombia y Venezuela, por el encuentro de Henrique Capriles con el presidente Juan Manuel Santos y congresistas, el posible trueque de alimentos colombianos por petróleo venezolano quedó en el limbo. Ese intercambio se planteó en una reunión de ministros de los dos gobiernos, el pasado lunes, y ante la dura escasez en el vecino país. En la reunión, que tuvo lugar en la sede de la Cancillería, participó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien incluso este miércoles dijo que “ellos (Venezuela) son un país rico, ellos tienen reservas de petróleo, de manera que simplemente tener acceso a reservas o compromisos futuros en materia de petróleo podría ser una fórmula”.
VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

No hay comentarios: